martes, diciembre 30, 2008

¿Sueca por un día? ¡Ni maíz paloma!


Ni sueca, ni qué 8 cuartos. Ya me gustaría a mí, probar a serlo sólo por un día, para sentir abundantes miradas descolocarse ante mi dorada cabellera, pero no señor, nací otro día, nací en otra parte. Snif. Así que como me gustó al probarlo, me va a dejar de gustar, porque no me gustan ya los chingadazos, no quiero sufrir, ni volver a esa parte en la que comía el despreció en migajas. Me voy a aguantar, porque ya pasé por ahí, sé la angustia que se vive, sé el sabor de esas lágrimas. Y sí, estoy un pelín, pero nada más un pelín triste porque no puedo gustarle y volverlo loco a mis anchas, motivo por el cual puedo identificar el dejo de orgullo, así que no, lo que conviene rodando viene y no voy a caer en la trampa. ¿Sufrir ahora? ¡De pendeja! Snif. Hace mucho que no tocaba a alguien que podía volverme loca.


FOTOBLOWS: "Como el aire, en movimiento", pero para otros rumbos, por ejemplo, para pasar un fin de año tan bonito, como las navidades, o sea, en compañía de mis hermanos catalanes, es decir, mi banda mexicana, con uno que otro colombiano e italiano por ahí. ¡Cómo los quiero cabrones!

viernes, diciembre 26, 2008

El fiestón loco quiere cantar

Antes que todo, exijo que alguien me diga cómo llegué a casa anoche, acto seguido pasaré a contarles de manera muy detallada, cómo da las nalgas hasta el que se cree el más verguita, porque ahí como me ven, toda fuerte, estupenda y maravillosa, me he vuelto a tropezar con una piedra que me puede algo, ora si que quién me manda que el drama y la pasión (más la pasión que el drama en este caso) sean mi talón de Aquiles. Pero así es. ¿Lo bueno? Que ya sé distinguir desde lejos el peligro y aunque tropecé la noche del lunes con dicha piedra, estoy casi segura que me puedo levantar súper digna y seguir mi camino. ¿Lo malo? Que me gusta, me gusta mucho. Sólo para sacarme la espinita, tropezaré de nuevo con la misma piedra para ver si nomás es cuestión de que lo prohibido engancha o si de verdad me gusta. Bueno, ya siendo sinceros, creo que de verdad me gusta, pero el chiste es probar de nuez por el puro gusto de sentir bonito. Chale.

Por otra parte, tal y como pensé, lo pasé genial estas navidades, adoro las navidades, siempre las he adorado, pero la neta había perdido la fe es estas fechas. Me encanta departir con amigos, tirar buena vibra hasta a las novias de los muchachos que me gustan, brindar con ellos, cómo no, cenar con ellos, faltaba más, definitivamente, extraño un putamadral a mis amigos en México, a mi familia, pero pos lo pasé lo que sigue de bien con mis carnalitos acá en Cataluña. Sigo dando asco de lo feliz que soy.

Y para muestra, algunas escenas de la reunión. La comida a cargo de Diego y Fabio que, como siempre, se lucieron como cocineros; la Shari, excelente anfitriona, o sea, todo genial y maravilloso. ¡Los amo!



Aquí los muchachos departiendo sanamente ¡tomando agua! ¡Eso es todo! ¡Pura gente sana!


Ante todo, la foto bien enfocada, ¡sí señor!


La señorita Shariting, nuestra anfitriona, pero también, una excelente amiga.


¡Ay, cabrón! ¿A punto de escupir de la risa o qué chingados?


Las nenas Arabella, July y Chiara, esta última ¿posando a todo lo que da? ¡Nombre! ¡Cómo crees!


Le hincámos el diente al cochinillo, ¡estaba poca madre de bueno!


"A ver hija, escúpe, escúpe, ¡eso!", parecía decir Lulú a Chiara.


En realidad lo que Álvaro intentaba hacer era mostrar el bello pin que le regalé: Volvería a hacerlo. Pero salió borroso, ¡chin! ¡Esa fotógrafa!


¡Ay! ¡El bailaor! ¡Baíleme ésta! ¿O qué?


Y bueno, aquí con los dos canchanchanes, ja, ja, ja. ¡Puro galán!

FOTETES: De la reunión que para navidades organizamos en el Chico Chango. ¡Pura diversión!

martes, diciembre 23, 2008

Feliz en Navidad




No se puede estar más cochinamente feliz como yo ahora. ¿El motivo o razón? Nada en particular. Sólo saber que hacía años que no recordaba una Navidad feliz en el sentido de sentirme completa, tranquila, relajada. Empiezo a currar en el hostal el próximo sábado 27 y no me importa, no estoy quejosa, al contrario, las reformas que hicieron hacen que se me antoje probar el nuevo sistema informático, mi nuevo horario gracias al cual podré descansar invariablemente domingo y lunes, como hace años no hacía, desde que trabajé en Mural alguna vez. Creo que parte de la felicidad viene del hecho de estar rodeada de amigos, buenos amigos, mi familia en Barcelona. No hay nada como los amigos, como departir con ellos, ser testigo de la complicidad. Soy tan feliz que doy asco. Pero estoy taaaaaaan a gusto, que doy asco también, ja, ja, ja. Así que cenaré mañana en casita con Nat y el 25 montaremos un comidón de antología en el Chico Chango. Antes de dar más asco, me voy a dormir.



FOTOSNOWS: "Felices navidades catalanas" y para dar muestra de ello, qué mejor que este Árbol Solar, por las energías renovables y de bajo consumo, una filosofía muy catalana que debería adoptarse en todos lados. Pero, por favor, no adopte nadie esa filosofía tan catalana de no limpiar ni en defensa propia. Es de mal gusto, jo, jo, jo. ¡Y felices fiestas! En compañía de amigos y/o familia, claro.

sábado, diciembre 20, 2008

Una mujer bajo la influencia sigue siendo una mujer



Supongo que por eso le perdí el respeto. ¿Follarme estando bajo la influencia de una alta cantidad de alcohol en sangre? Además de aburrido, por aquello de haber sido tal cual un saco de papas, me parece un tanto vil. Me detuve más de una vez para no decirlo en voz alta y equivocarme, porque aunque borracha, previo al acto del cual no tengo constancia en mis recuerdos, o sea, cuando aún podía recordar aunque sea unpoquito, mostré quererlo tanto como él, pero le di vueltas y vueltas antes de inclinarme por tal veredicto: un amigo nunca, pero nunca se folla a una buena amiga borracha. Eso es lo que me dolió. ¿Lo bueno? Que no me acuerdo de nada y, para ser sinceros, creo que no hubo nada de lo que valiera la pena acordarse, así que como ya lo he dicho antes, como no me acuerdo, para mí es como si no hubiera existido, no tengo que hacer el trabajo sucio de borrarlo de mi memoria. Y no, no lo repetiría sobria ni aunque me lo pusieran en bandeja de plata. Dejémos para la sobriedad cosas que valgan la pena.

En esto de los abusos, porque sí, fue un abuso de confianza, viví una experiencia bastante indeseable con un tipo al que si, me follé a la primera de cambios nomás conocerlo casi, casi, bueno, como en la segunda cita. A la vuelta de los años, digamos que lo reencontré y ya no me gustó nadita, pensé que era horripilante, que parecía gnomo y que cómo chingados pude haber posado mis ojitos en semejante bestia, total, que él vivía en el DF y yo estaba allá en una estancia de dos meses porque me saqué una beca de la Academia Mexicana de las Ciencias, y pues como alma fiestera que soy, hice uso de mis contactos y le hablé a este tipo para que sacara la fiesta y ahí fui yo a mis tiernos 22 añitos rumbo a su casa con un six en la mano y pensando "chale, voy a casa de un hombre con cervezas en la mano, qué peligro, ¿no?, es como si fuera directito a la boca del lobo, pero no, si es mi amigo". Acto seguido me llevó de fiesta luego de beber las cervezuelas, yo estaba fascinada, porque antes de la fiesta en plena Condesa, fuimos a una expo acá de arte contemporáneo que estaba acá toda loca. Total, que ya en la fiesta llena de celebridades o disque, el cabrón comenzó a meterse sendos rayonones, me invitaba y yo, no gracias, muy bien portada, y él junto a una panda de cabrones seguían como aspiradoras ahí todos encerrados en un cuartito. El tío se puso un tanto violento y obstinado en besarme y yo sin saber ni pa' dónde hacerme, y pos ya a las mil ocho mil, la pendeja de yo le dio el puto beso con tal de que no estuviera chingando. Me sentí indefensa. No estaba en mi ciudad, si quería trasladarme a mi casa, ¿cómo lo hacía en pleno DF a las no sé qué de la madrugada? Me asusté. Volvimos a su casa donde me iba a quedar a dormir y cuando le preguntó que dónde está el sleeping para dormir yo ahí, me dice, "no, no hay sleeping", y yo pensando verga, ya valió madres. Y ahí estuvo dale que dale, jode que jode, faje que faje, hasta que, con tal de que dejara de chingar, porque estaba muy violento y me sujetaba con mucha fuerza, cedí. Por ceder entenderemos que accedí a que me follara sin así desearlo, así que estamos hablando una vez más de abuso de confianza.

Como dice un amigo, el cabrón es cabrón hasta que las viejas quieran, pero hay veces en las que incluso la vieja no quiere o no está en sus cinco sentidos y pos igual el cabrón ¡es cabrón! Ahí si que ni llorar es bueno.

Tiempo después, volví a ver al tipo cabrón que abusó de mí sólo para decirle que consideraba que se había pasado de lanza y que lo que había pasado me hizo mucho daño. El güey no daba crédito, se disculpó y le dije que estaba bien, pero que no quería volver a verlo nunca más en mi vida. Así fue. La experiencia fue tan traumática como para experimentar una crisis conversiva de la verga en plena central de autobuses del oriente, bueno, de donde salen los buses para Oaxaca. Iba acompañando a mi hermana que pasaba por el DF para vacacionar allá y ¡andale!, que a mí me dio el telele en plena central. No se lo recomiendo a nadie, pero si sienten que se van a desmayar y nomás no se desmayan y luego se les engarrotan los brazos y no se pueden mover, agarren una bolsa de papel e inspiren el aire que sacan por la boca.

Ta' cabrón. Y una que piensa que tiene amigos, snif, pero no siempre es así.

SOUNDTRACK: "Got 2 let U", pero bien lejos y en la ignominia, como debe ser. Rolita de Th Knife.

jueves, diciembre 18, 2008

Perra mayor


¿Quién es más hija de perra? ¿La que encara a las otras por no limpiar o las que no limpian?

Hoy limpié el baño, la sala-comedor y la cocina a medias. Hice 3 lavadoras y planeo irme a dormir en breve, en cuanto termine este post y mi infusión de cardo mariano, hinojo, regaliz, pasiflora y otras cuantas mamadas buenas para el organismo.

Limpié tanto que si el baño hablara inglés diría: "Oh! You cleaned my brains out!".

Luego, preparé puntas de bistec a la mexicana acompañadas de tortillas, salsa verde y consomé de pollo. Acto seguido me tiré en el sofá dispuesta a ver la televisión hasta que me doliera el trasero de estar tanto tiempo acostada. Pero no, no podían dejarme en paz, no podían agradecer que limpiara el water donde posan sus flacos y escualidos traseros, no, tenían que venir a preguntar: "¿Estás viendo algo (en la tele)?", y yo, "si (a ver, ¿qué no estás pinche viendo que estoy pinche viendo la pinche tele, porque estoy pinche cansada de tanto tallar el puto water donde posas tu puto trasero veggie-amor-y-paz)?" ¡Ah! Es que querían ver una peli en la tele, y yo, amable, sugiero que la vean en su ordenador (que para algo se inventaron los putos ordenadores portátiles y los audífonos). ¡Ah! Es que la querían ver el par de traseros escualidos veggie-amor-y-paz. Supongo que mi mirada lo dijo todo. Me quedé viendo placidamente babosada y media, hasta que llegó Nat, integrante junto conmigo del ala dura y consumista, subimos a terrado a fumar y desahogar tensiones riendo sobre las cómicas postales que nos regalan nuestras compañeras de piso. ¡Aaaaaagh!

FOTOSLUT: "Verano peligroso", que ahora que hace tanto fríito, se antoja algo de calorssssssssss. ¡A huevo!

miércoles, diciembre 17, 2008

Castigo de todos

Diosito me castigó haciéndome una hija de perra. Bueno, seamos honestos, en realidad castigó al resto del universo. Desde pequeña me deleitaba molestando a los demás, chicos y grandes, hombres y mujeres del señor. Mis maestras de jardín de niños podían adorarme por ser avispada y perspicaz o aborrecerme por andar haciendo cosas malas en nombre de la justicia de los desprotegidos, como patear en los huevos a un niño que molestaba a mi hermana pequeña, motivo por el cual me llevaron con la directora quien tuvo a bien explicarme que podía dejar a ese chiquillo sin descendencia que era lo mismo a que me hablara en chino, yo tenía tan sólo 7 años.

No es fácil ser una hija de perra, porque no vivo sola o porque vivo con personas que no comprenden mi sentido del humor. Para muestra, basta un botón: vean lo que se me ocurrió escribir en la pizarra que yace en la parte posterior de la puerta de la cocina, aludiendo a la oración que ponía que la nuestra es una casa tetrix, porque todo se tiene que acomodar a conciencia y con extremo cuidado para que quepa bien.



Luego, tuve que disculparme porque mis compañeras de piso se sintieron ofendidas.



Si, estoy premenstrual y por ello necesito molestar a mi prójimo, pero también, si se dejan, ¿qué chingados hace uno? La verdad es que me disculpé porque constaté el alto grado de egoísmo del que vivo rodeada. El mensaje, según esto, era ofensivo y no lo que uno espera encontrar al llegar a casa luego de una ardua jornada de trabajo. En el fondo, pretendía sí, calarles hondo para ver si de una vez por todas se ponen a limpiar el piso, un poquito, nada más un poquito, porque es que estas tías no limpian ni en defensa personal, son muy sucias, a lo cual ya me resigné, pero eso no quita que deje de mencionarlo. Ellas, el ala veggie, amor y paz, argumentan que el ala dura, que come carne y es consumista, somos muy exigentes con la limpieza. Eso si, sus habitaciones están limpias y ordenadas, pero ¿qué hay de dar amor al prójimo limpiando las áreas comúnes? Son una egoístas, una y otra vez lo constato y lo lamento, pero eso si, sucia yo no soy. Hija de perra, un poquito. Y a mucha honra.


Y para consolar mi pena, qué mejor que pollito con mole y arroz. ¡Me quedó delicioso! En un abrir y cerra de tetra brick. Eso si, la presentación, con ajonjolí y toda la cosa.


FOTOSECUENCIA: "El mensaje de la discordia", pero tuve que disculparme, nadie quiere la guerra en el piso, queremos la limpieza, pero no la guerra. Ni hablar.

viernes, diciembre 12, 2008

Mentirosa, mentirosa

Ahorita vengo, mañana te pago y nomás la puntita son las tres mentiras clásicas de un mexicano. Yo, mentirosa empedernida, a la que le cuesta enormidades decir no, creo que miento demasiado. La mayoría de las veces con un desinteresado afán, otras intentando evitar al máximo herir a mis semejantes. Así que lo mío es piedad, le guste a quien le guste. Pero al igual que no es bueno tener dos amores, es muy complicado besar en dos bocas (Manuel Ascanio dixit), no me encanta mentir u ocultar la verdad. Tarde o temprano mis mejores amigos me estarán escuchando mi típico 'te tengo que confesar algo' y ¡riájatelas!, les suelto invariablemente la sopa. A veces son sopitas incipientes, pero de vez en cuándo la sopa es en realidad un soponón de tres yemas. Está cabrón. Eso si, soy de las que cree que si algo que te sucedió no te gusta del todo y sólo estás involucrado tú y, cuando mucho, una persona más, si no lo cuentas es como si no hubiera sucedido y así, poco a poco, se irá borrando de tu mente, de tus recuerdos y tarde o temprano será como si ni siquiera hubiera existido. Sin embargo, tengo que confesar algo: temo que algún día seres que detesto abran un blog que se llame "Yo me cogí a Mariana Islas" y eso dañe mi reputación, básicamente porque provengo de un rancho que se dice ciudad en la que los chismes corren como la pólvora y en donde te juzgan a la primera de cambios y casi, casi por estornudar ya tienes VIH. Está cabrón. Pero si, tengo que reconocer que me da pena voltear atrás y reconocer que le tupí con tal o cual que son realmente feos o tontos o falsos o ridículos. Por eso aplico la de '¿pena? Robar y que te cachen', el resto, son tonterías.

Este es el post número 350 en la vida de este blog. Podría decir que ¡wow!, no puedo creer que haya sucedido tan rápido, pero la verdad es que ni es tanto, aunque a veces creo que ya he dicho demasiado. El punto es, no me puedo quedar callada y dejar de teclear.

Otra cosita: ayer fui al cine con el colombianito y me lo pasé bien, razón por la cual he estado pensando si está bien salir al cine con el tío que te estás follando. Según yo, no sales en plan cine con el que te follas, a éste sólo te lo follas; si sales al cine con un tío es porque estás saliendo con él. Luego entonces, ¿estoy saliendo oficialmente con el colombianito? Me como demasiado el coco. Hola.




SNAPPY: "Mucha Mariana" que, como la pólvora, corre veloz a por la siguiente cita, la neta, flojita y cooperando.

jueves, diciembre 11, 2008

Sabes de lo que estoy hablando

Ojos de plato. Pero, ¡si él dijo que no era gay! Qué si, aseguró una ex novia. Caras vemos, pero en la actualidad preferencias sexuales desconocemos. Casi todos batean para ambos lados. Todos por lo menos una vez.

¿Ser fuerte? ¡Ser fuerte! Lo intento a toda costa, siempre y cuando no me enfrente a una pared de cuestionamientos. Si me increpan tantito, salgo corriendo.

Y a lo que iba: ¿sospechas que tu acá te vio in fraganti en alguna foto del facebook? Dalo por hecho. El facebook es el diablo, el gran hermano on line de tu vida off line. Quizá sea hora de ponerle alto a esa situación que te incomoda, que te aprisiona el corazón. ¿Por qué? Porque no vale la pena llorar a veces la distancia. Y porque todos somos libres siempre que así lo queramos.

ÓRGANO: "Ojos", los mismos que no te volverán a ver. Porque dios es grande, porque quiero creer. Ja, ja, ja.

miércoles, diciembre 10, 2008

Ceguera



Recuerda todas las veces que hayas pensado que te iba a cargar la chingada y, ¿dónde estás ahora? Sigues ahí parado, sigues ahí a pesar de que te cargó la verga y creíste que no sobrevivirías. Esta es sólo una más de todas las veces que verás tu vida entera pasar delante de ti. Una más que se antepone a otra más y a otra y así sucesivamente hasta que te hagas tan viejo que no puedas ni caminar, hasta que la incontinencia sea el pan nuestro de cada día y alguien tenga que limpiarte la babita, como harían nuestros padres con nosotros cuando bebés.
Nada que no quieras te aplastará y si lo sabes, podrás seguir andando.

SOUNDTRACK: "Snowblind", porque así nos quedamos a veces, sin saber ni cómo, ni cuándo, ni de dónde nos llegó el putazo que casi, casi nos deja sin más aliento de vida y con tanto pesar. Pero, se puede. Por cursi que suene, por banal.

martes, diciembre 09, 2008

Reflexiones nocturnas

Este Listo, tan chistoso como siempre. Tengo un amigo que lo conoce y la verdad, creo que por ahí vi unas fotos de él y es guapo. Pero mi amigo me advirtió que tenía novia. ¡Y qué! Si yo nomás con ver a veces me doy por bien servida. Ver a Vincent Gallo, por ejemplo, ver al pelirrojito sexy, ver a Keanu Reves, a Joaquín Reyes, a Ernesto Sevilla. No todos serán unas guapuras andantes, pero me gustan, son bellezas que me gustan. ¡Papazotes!

Bueno, el chiste es que El Listo es re divertido, je.

lunes, diciembre 08, 2008

Efímero


Por fin supe quién era el maravilloso autor de este retrato que pertenece a la serie titulada "Identidades", la cual ha realizado a los largo de los años desde el 2002. Se trata de enormes retratos hechos a carboncillo sobre muros de diferentes ciudades del mundo; comenzó en Barcelona, pero llegó hasta Buenos Aires, por citar un ejemplo. El que traza se llama Jorge Rodríguez Gerada, mejor conocido como artjammer, nombre que se adjudicó durante los años 80, cuando se adentró en el culture jamming. Nacido en Cuba, criado en Nueva York y afincado en Barcelona, aunque se da sus buenas escapadas a la gran manzana, prefiere mantener un bajo perfil y pocos reflectores; cuestionar con su arte efímero es más su estilo. Alguien me había contado hace tiempo algo de un artista que no quería que se rebelara su nombre y que posiblemente era el autor de este retrato de Emma, una niña catalana que me eclipsó durante mucho tiempo. Hasta me puse triste cuando se fue desdibujando. Menos mal que guardo registro fotográfico de él y que ahora me entero por la revista lamono, la cual es gratuita y vengo siguiendo desde hace algún tiempo, la cara que estaba detrás de esta otra cara en la pared de un edificio en el Borne.

Visiten los sitios y, sobre todo, disfruten.

¡Ay, qué feliz soy!


La FIL se acaba y a mí me da exactamente igual, una, porque no estoy en Guadalajara, dos, porque es un gran y enorme show lleno de vedettes de la literatura. A ver, que hay cosas lindas, pero francamente, paso del vedettismo y muy a mi pesar y al de mucha gente, el mundillo literario está plagado de vedettes y faroles. Hay que saber pasar el colador por este magno evento que hasta en El País halagan, para sacar del mapa a toda la banda que va nomás para que lo vean (¡ay, qué culto soy!), quitar otro tanto de vedettes que se jactan de ser literatos (¡ay, qué chingón soy!). Claro que entonces el pinche recinto ferial se quedaría ¡solo! o, por lo menos, con bien poquita gente, entre ellos algunos organizadores, gente de sonido, tramoyistas, edecanes, bueno, quizá la bola de adolescentes y chiquillos acarreados (para algo sirve la UdeG), porque ellos no tienen vela en ese entierro y pos chance y alguno que otro culto, de los auténticos cultos, que van pa' buscar novedades editoriales que le sirvan para su noble labor.

Luego de pasar un agradable fin de semana en compañía de mis adorables amigos, estoy ¡muerta! También sorprendida porque gracias al facebook me enteré de la boda de una tía que se folló a un ex novio en un brake que tuvimos y yo la odiaba con todo el corazón. Era una perra, es decir, perreaba a una amiga torturándola y aprovechándose que mi amiga es un pan de dios. Me alegro por ella, todo mundo tiene derecho a la felicidad. Eso sí, qué pinche vestido más feo: hay que tener dignidad, no hay lugar en este mundo para las novias nacas. En fin, cada quien.

Y luego de que el colombianito me interpelara respecto a qué pienso sobre traer hijos a este mundo, cosa que me sorprendió un pelín y a lo que sólo pude decir "no mi rey, no te preocupes, yo sólo te quiero para follar como dios manda", intentaré recuperar las horas perdidas de sueño.

Hoy follo, mañana también. Hola.

FOTOPIC: "Allá a lo lejos", donde se queda todo lo que se tiene que quedar atrás.

viernes, diciembre 05, 2008

Tópicos




No hay que tener sexo en la primera cita: falso. Mis dos últimos encuentros sexuales han sido al más puro estilo "aquí lo pillo, aquí lo mato". ¿Por qué? Es simple: se ha dado. Nunca he sido partidaria de esperar demasiado, si las cosas se dan, no soy de las que se aprietan, para qué. Así que ni hoy, ni el miércoles amanecí sola, sino bajo las cobijas de un colombianito de 26 primaveras. Fue cosa de salir de copas en pleno martes a un lugar llamado Belchica, en el Eixample, lares que poco visito, aunque antes viví por espacio de 8 meses por ahí. Era lo que menos esperaba de esa salida. Debo admitir que cuando llegue al lugar recorrí con la mirada a la variedad que esa noche se dio cita ahí, intenté centrarme en el objetivo "hombre madurito que rebase la treintena" y a pesar de que un inglés madurito que a leguas se notaba que traspasó la treintena hace unos años ya al ver mi piercing en la lengua me preguntó que en dónde más llevaba uno, no me dí por aludida sino cuando un jovencito bastante mono nos abordó a mi amiga y a mí. Ya lo había visto un rato antes, estaba sentado en la barra con su amigo; yo le daba la espalda y me percaté que miró mi culo, que bien me lo enseñó el Orvas, los hombres prefieren un buen culo a monumentales tetas, así que mientras sentí la mirada imaginaba lo que podríá estar pensando, seguramente nada de lo que en realidad pensó el tío que más tarde me invitó una cerveza, luego me plantara sendos besotes y más tarde le diera alegría a mi cuerpo. Anoche repetimos. Hoy, soy muy feliz. Ajá.

SNAPS: De la serie "Ciudad en fuga". Porque lo peor que pueden pensar si follas en la primera cita es lo rica que estás y lo pronto que volveran a encamarte. Yo, encantada, gracias.

lunes, diciembre 01, 2008

It's bussines time!



Hola mis guapos lectores.

Es una lástima que a nivel iberoamérica se buscaran voces para doblar al español y castellano la magnífica producción neozelándesa The flight of the chonchords. Yo, que apuesto por una vida libre de doblajes, les comparto esta maravillosa pieza de su repertorio. No hay más que darle al play y disfrutar.

¡Gracias a Nat por presentármelos!

....:::PUBLICIDAD:::.....

Lo mexicano no deja de estar presente en Barcelona, en esta ocasión a través de la tienda-galería Como Me Ves, Te Verás, a cargo de Aimee Heredia y Aitor Rodríguez, mancuerna que trae hasta la ciudad condal artesanías y obra de artistas que se expresan a través del arte popular del país del taco y las tortillas.

Este viernes 5 de diciembre en punto de las 19:00 horas abrirán sus puertas al público, acto al cual están invitadísimos. El cóctel correrá a cargo de nuestro lugar consentido, el Chico Chango, la diversión será responsabilidad vuestra, así que ¿a qué esperan? ¡Ahí nos vemos! Dónde: Carrer Sant Pere Més Alt 32, metro Urquinaona.

domingo, noviembre 30, 2008

RA D IO HEA_D

video

Esto si que puedo decirlo: yo, ya los vi. Jo, jo. Mueran de envidia. ¡Ay! Qué mamona empiezo este mes. Ja, ja, ja.

Cuento de invierno



Sucia y enraizada en su dolor, se lamenta; recorre con la punta de la lengua la superficie que la sostiene. Su piel, que no es eterna, habla del tiempo que ha pasado sobre sus pasos. Hoy se ha detenido ya. Su corazón late arrepentido de haber partido cuando quizá no debió hacerlo. Nuevas ciudades, aires diferentes y toda la soledad que a los mayores puede arropar a traición, mientras ella se pensaba dueña de su reino, había otro habitante, peso pesado, enorme, apabullante, que ganó palmo a palmo el territorio donde no habitaban ni esposo, ni hijos, ni perro o gato. Quería ver al mundo girar bajo sus pies. Por eso estaba triste.

En algún tiempo se preocupó por maquillarse, por vestirse bien, estar cómoda para ir a trabajar a uno, dos o tres trabajos al mismo tiempo. Se ocupaba de hacer la compra: agua, pan, frutas, verduras. Estaba harta de cocinar para ella sola. Freía un huevo y se imaginaba haciéndolo para tres niños pequeños. ¿Hijos? Nietos o sobrinos, pero para llegar hasta allí, había que empezar por alguna parte. Quizá la imagen sólo era la de ella junto a sus dos hermanos, la que cocinaba, su madre, no ella. No quería despertar lástima, la que ella misma ya sentía por todo el peso de esa vacuidad.

Nunca pudo detenerse. Era como si le clavaran puñales de adentro para afuera, tenía que partir. No era extraño, era el caso de la mujer que huye. Cada vez y amenazada por la permanencia, seguía. Les regalaba una noche de besos para luego perderse en el batir de los mares, en el bramido del eterno dolor de los que parten. Así los dejaba tiernos de amores o curtidos en encallar. Abandonaba el episodio sin inmutarse por el caos que pudiera generar. Su andar, sereno, era desconcertarte para los ojos que habían visto más allá de ese firmamento, tres mil años luz y una casa con calefacción para sus herederos.

FOTOGRAFÍA: Mira a ambos lados antes de cruzar. Siempre. Y luego, cruza.

sábado, noviembre 29, 2008

Quinto sueño


Y ya en el quinto sueño la casa de mis padres era enorme, con baños espectaculares que incluyen vestidores inmensos, habitaciones que podrían ser una vivienda estándar para los parámetros catalanes, por ejemplo. Así que decidía levantar mi voz y cambiarme a una de las mega habitaciones y alquilar las que usualmente ocupabamos, poner a mi madre a cocinar a los nuevos inquilinos, lo cual les costaríá una interesante suma. Luego... luego aparecía mi supuesto novio y no, no tenía una cara conodida, era diferente, y me gustaba y buscaba su cobijo.

Hace un par de días soñé que tenía vellos en las tetas, pero no uno o dos vellitos desperdigados por ahí, tremendo matonón me cargaba justo en el plexo. La razón: no follar en demasía, o sea, no follar y punto. La sensación era horrible, la imagen, grotesca, ¿vellos en las tetas? ¡Qué asco! Porque claro, la textura de dichos vellos era similar, pero no tan rizada, como la de los púbicos.

También soñé que perdía una importante colección de cd's de mi hermano, así que nada más despertar un poquito, intenté espabilarme para borrar todo rastro de ese sueño, la sensación era agobiante. Generalmente me puedo despertar poquito y, si me gusta el sueño, arrullarme y continuarlo, claro que no puedo controlar lo que pasa en ellos, pero la historia prosigue y en algunos casos es bastante gratificante.

Obvio, sueño mucho, porque duermo aún más. Y debe haber sueños de los que ni me acuerdo o se me olvidan nada más despertar. El compendio, de recordarlo en su totalidad, sería maravilloso.

También despierta sueño o para poder dormirme, idea que no es tan buena, es frustrante soñar tanto y poder consumar tan poco de esas idealizaciones.

Algo que no comprendo es por qué a veces sueño que no puedo caminar o voltear para el frente y sólo puedo mirar al piso, esas cosas no son nada lindas, pero son parte de lo que sucede mientras duermo en mi cabeza.

FOTOFOTO: Esto no es un sueño, según qué forma, parezco geisha, ja, ja, ja.

viernes, noviembre 28, 2008

Ciudades de noche



Extraño nuevos paisajes, otros fríos. La depresión post vacacional siempre se manifiesta de distintas formas, pero aparece y te hace notar lo lindo que es estar expuesto a nuevas experiencias o a viejas muy entrañables sensaciones. Como sea, tenemos que pasar por ahí.

FOTOGRAMAS: De Frankfurt am Main y de Würzburg. El mismo río.

jueves, noviembre 27, 2008

Inicio laboral

Mi vida laboral comenzó cuando tenía 22 años. Desconocía el verdadero desamor, tenía las tetas bien puestas, unas pantorrillas de envidia por las cuales vestía minifalda de la manera más inconsciente, lo cual implica sentarse en el piso en las clases de periodismo que organizaba Néstor Pérez en su casa del barrio de Mexicaltzingo, sin tomar en cuenta la cantidad de miradas posadas en mis chones de estampado cuadrículado, azul con blanco, y encajillo.

Corría 1999 y por aquella época había comenzado ya a cursar las materias optativas a las cuales debía acceder en los últimos cuatro semestres de la carrera, Licenciatura en Letras Hispánicas, en la ilustrísima Universidad de Guadalajara. El menú no seducía, pero pensé que Ciencia Ficción no podría estar nada mal o que, por lo menos, me enriquecería más que cualquier burla sobre periodismo -lejos de la materia que tomé con Néstor, como parte de la formación obligatoria, y con Ricardo Partida, la mayoría de las optativas sobre periodismo eran una auténtica broma. Basta mencionar que cuando no me quedó de otra y tuve que tomar una, la profesora no se enteró durante todo el semestre que yo trabajaba en un periódico, siendo que revisábamos disque minuciósamente las partes de un periódico y blah-, así que emprendí mi camino hacía esta rama de la literatura que conocía parcialmente por mi padre, gran aficionado al cine de ciencia ficción, y así formé parte de los 6 alumnos que tuvo a su cargo Rogelio Zéron. Uno de ellos, Omar, trabajaba impartiendo lecciones de español a mozalbetillos imberbes en una secundaria fresa; sus amigas también daban clases de español o inglés en otras escuelitas en colonias nice y fue por ellos por quienes encontré mi primer trabajo: ser responsable de impartir español para 1ro y 2do de secundaria, así como de inglés para 2do de primaria, si mal no recuerdo.
El día que conocí a la vieja de la directora, flipé; era toda una cascarrabias, de esas que seguramente fueron bien putas y les encantaba la pasión, pero se las daban de santitas y traían al jesús en la boca, o al menos al de Jesús querían traer en la boca, pero bueno, ya me entienden. Y los alumnos, una adoración: en 1ro de secundaria, únicamente dos, una niña gorda apodada La Vaca, y Gabriel, un niñito escuálido que padecía, si, gastritis, apodado Pollito. Creo que aludía a una caricatura que francamente no conozco; 2do de secundaria estaba poblado por pubertas con más facha de putas que de estudiantes y por pubertos calientes, variopinto manojo de hormonas dispuesto a sacarme de mis casillas una y otra vez sin ponerlo en duda.

Odiaba mi trabajo, era un verdadero infierno. No tenía contrato firmado, pero como si hubiera firmado contrato con mi alma decidí terminar aquel año escolar a como diera lugar. Así que iba a dar mis clasecitas por las mañanas, producía el programa de radio que tenía el H. Departamento de Letras en la XEJB y asistía la universidad por las tardes, todo sin descuidar mi atareada agenda social que incluía, todavía, tener uno que otro novio, amantillo o desliz de cuando en cuando.

Había un niño, Mariano, que por la pinche casualidad de los nombres, pos como que se vio obligado a acosar a la maestra del mismo nombre y, tengo que aceptar, que de no haber sido yo una persona coherente, responsable e íntegra, hubiera desflorado los labios de Marianito, que la verdad estaba bien federal de caminos, pero pos qué se le anda arrimando a la maestra que, ya entonces, se abandonó a la soltería harta de noviar y noviar sin satisfacción alguna. Si, alguna vez suspire por Marianito y escabechármelo quise, pero no fui capaz. Mi ánimo transgresor no estaba en su máximo esplendor: tuve a mal embelezarme ante la belleza de un tipo que estudiaba filosofía, ya luego se hizo fotógrafo, pero entonces estudiaba en la facultad aledaña a la mía y tenía un grupo, ni me acuerdo del nombre, pero me deslumbraba al aparecer en escena. Así que lo conocí, me lo topé en La Barra de Moreno, me lo fajé, conocí los tatuajes que rodeaban su torso, los piercings que aprisionaban sus pezones, para luego percatarme que tenía novia, con quien después coincidiría al trabajar en Mural, morirme del coraje y mandarlo a la verga sin dirigirle la palabra hasta que tuve que hacerlo porque me lo encontraba en según qué eventos. El colmo de los colmos o, lo que es igual, vivir en Guadalajara, ranchito amado, entrecruzamiento de babas y fluidos diversos.

Para mi cumpleaños 23, ya en pleno 2000, en uno de los típicos pachangones que organizaba en casa de mis padres, en pleno barrio de Chapalita, me recuerdo contando mis aventuras con los chiquillos a Tomás y Norman, los dos garañones babeando ante el simple hecho de posarse en frente de un grupo de féminas de apariencia virginal y, lo mejor, vírgenes, aunque Tomás siempre fue partidario de otras tendencias, porque bien me lo decía, las virgencitas no saben clavar. Entonces fantasearon con la posibilidad de que Norman trabajara ahí, de profesor de lo que fuera y se divirtiera como enano con las chamacas.

Gracias a esa experiencia decidí jamas nunca volver a pisar un aula escolar más que para tomar asiento y atender a cualquier cátedra que tengan a bien darme, pero a chingar a 20, yo no vuelvo a dar clases, algunas de las que intenté dar se convertían en verdaderos actos de acoso a mí persona sin que yo pudiera tomar parte y meter mano. Pinches chiquillos cabrones, cómo se divertían. Eran realmente insoportables.

martes, noviembre 25, 2008

Las mujeres las prefieren grandes

Estaba leyendo el abstract de un post en cuyas líneas se sobaba una vez más la oración "la métrica de mi sexo", cuando pensé en larguras y extensiones. Nunca, más que ahora, me he sentido tan indiferente al acto sexual como en esta etapa. Pero no, no estoy deprimida, sino todo lo contrario. Y me estoy cansando, por paradójico que parezca, de tanta calma chicha. Extraño un poquito de los mares embravecidos en los que me solía meter y no es que ahora me mantenga sana y salva en tierra firme, pero hay algo que falta.

Y hablando de terapias, ¿cuánto más puede durar la mía? A veces creo que quiero saltar de repente al agua y en el filito me doy el enfrenón, me quedo con las ganas de volver a sentirme inmersa, cubierta, acariciada, me quedo en paz mirando, no impávida, al contrario, no me inmuto, porque sufro el arrepentimiento súbito, lamento no meterme a bañar. Nunca me había pasado antes. Supongo que es un tanto cierto eso de que es más difícil encontrar piezas de refacción para el corazón de una treintañera.

Y hablando de pollas, es mentira y conformismo eso de que el tamaño no importa, sino como la muevan. Si bien toca enamorarse, como la tenga, no hay más remedio. Cuando toca la suerte de que encima de amor, hay dote, una lo agradece sin duda.

NO PIC TODAY.SOUNDTRACK: El adorable Bright Eyes, haciendo lo suyo.

Espiral




Hola. Buenos días. ¿Hay alguien ahí? Sigo nerviosa, el estómago en espiral. Leo Vice y recién terminé el texto para anunciar la apertura de la tienda de unos amigos. A penas son las 9 de la mañana. Quizá no te tomes nada en serio, pero no puedo romper mi paz. Soy una cobarde o no, quizá sólo sea una persona responsable que cuida de su estabilidad emocional. Porque la gente muere, porque las cosas cambian y soy fácilmente impresionable. Necesito cuidarme. No puedo darme el lujo de romperme. No estoy en casa. Tengo que concentrarme el sobrevivir.

PICS: Las bicis del bicing donde no deben estar. Esto da para otro post.

domingo, noviembre 23, 2008

Ansiosa y paranoide



Hoy, soy un barril sin fondo. Tengo un vacío en la boca del estómago y la ligera sospecha de que no se trata sino de ansiedad una, porque me quedé sin un quinto, dos, por lo revoltosos que son los afectos que afectan a esta, su segura servidora. Y tres, porque alguien a quien le guardo mucho cariño tuvo que atravesar por una operación por un mal que le ha trastocado la vida tanto a ella como a su familia. Ya nada será igual, pero confío en que estará bien. El caso es que por este acontecimiento volví a pensar demasiado en el Sujeto T. Una noche, estando en Würzwurg y al no tener noticias de la salud de esta persona (que sí, está altamente relacionada con el Sujeto T) pensé antes de dormir que soñaría esa noche con ella para saber si estaba bien o no, acto seguido, sueño que el Suejeto T me dice que si, que está bien de salud. El problema es que lo estuve soñando más de lo normal para los últimos tiempos y eso no me gustó nadita. Fue hace pocos días que dejé de hacerlo y por fin, ¡por fin!, soñé con cabrones diferentes, porque claro, en uno de los sueños me besaba, se acercaba a mí y me daba un beso y la sensación era tan vívida, horripilantemente vívida, por ende, asquerosamente dolorosa. Me desperté aún sintiendo sus labios, el calor de la piel y el olor que lo caracteriza. Entonces lo supe, estaba valiendo madres, estaba volviendo a esa racha de otros tiempos en los que el síndrome de abstinencia me masacraba. Menos mal, dejó de suceder.

La otra: Quién me manda besar bocas equivocadas. Quién chingados me manda. Como nadie tampoco me manda estar ahí de coquetota con alguien que se encuentra a miles de kilómetros de aquí. En definitiva, no quiero relaciones a distancia, ligues a distancia o cualquier tipo de vínculo afectivo a distancia. ¡Necesito diversificar aquí! Digo, si es que necesitara diversificar. Pero tiene que ser aquí y ahora, no allá y quién sabe cuándo. A esto, en gran parte, se debe mi ansiedad y que no tenga hambre al mismo tiempo. Si, quién me entiende. Así que estoy a punto de enviar al garete todo eso que no existe, pero que de alguna manera existe en la cabeza de dos personas que habitan distintos continentes. Aún no estoy en condiciones para aventurarme en ningún tipo de relación y menos de lejitos. No puedo. Sólo estoy como para bobear con el vecino motorista o con el pelirrolito sexy. O quizá podría seguir tonteando a distancia, pero me parece que del otro lado del teléfono alguien se lo está tomando en serio. ¡Aaaaagh! Lo odio, cuando comienzan las complicaciones en mi cabeza, las odio, pero es el miedo a volver a sentirme atrapada sin salida y dentro de una relación que no me hace feliz. Y en realidad nada ha comenzado, pero ahí estoy alucinando chayotes. Debería irme a dormir, porque en la cama ya estoy, me la he pasado holgazaneando como dios manda en domingo. Gracias dios por inventar los domingos.

¿La paranoica y unos cuates? ¡Nombre! Nomás tantito.

IMAGEN: Se llama Worldle. Búsquenlo y háganlo de lo que quieran. He dicho.

jueves, noviembre 20, 2008

Los pelirrojitos no son como los pinto

Así que estoy aquí sentada en CasacAsia, hinchándome a caramelos, tolerando el incipiente cólico, y pensando en que los pelirrojitos sexys no son como los pinto.

Me explico.

Ayer, mágicamente, me topé con mi vecino motorista. Venía llegando del Video Club, porque me estoy dando una atascada de Sex and the City, la serie, ya que al ver la película la nostalgia me ganó y fui a alquilar un par de dvd's. Eran casi las 9 de la noche y al irme acercando a casa, al percatarme de que era él bajándose de la moto, no lo pude creer y me dio mucha risa interior, así que pasé de largo, pero le dejé la puerta abierta del edificio; en lo que él entraba, yo pedí el ascensor y miré el buzón de correo. Ya estábamos los dos parados frente al ascensor; él movía la cabeza de un lado al otro y hacía ruiditos de cuando te duelen los hombros por cansancio, y yo ahí, sin saber qué decir, así que volteo y le pregunto que cuánto tiene viviendo ahí. Tengo la teoría de que sólo es cuestión de hablar con la banda para sacarle una sonricita, y pues va a ser que si. Me dijo que justo había hecho un año. De ahí, saltamos al tema de la moto, de lo abrigado que iba, de que tuvo una bici y se la robaron, que él va hasta Sabadell en moto, y llegamos al tercero y me tuve que bajar, pero iba con una sonrisa pícara por haberle sacado plática, que me hizo sentir bastante bien. Es sólo cuestión de tocar tantito la puerta para que te abran. Luego, a media noche, me textea el otro pelirrojito sexy porque no lo atendieron en urgencias y tuvo que volver a casa con el dolorón de sinucitis que traía. Ni hablar, me hizo gracia que respondiera así a mi consejo de que tenía que exagerar el dolor para que lo atendieran.

Pero no, ninguno de los pelirrojitos sexys son pelirrojos, ni son tan sexys como mis ojitos los ven. Sea como sea, me alegran la vista y es todo lo que quiero por ahora. No está nada mal, los dos dando señales de vida el mismo día. ¡Ay! ¡Cómo me encanta!

De lo que sucede o sucedió en mi piso, aún no me atrevo a revelarlo. Digamos que sucedió algo que trastocó el orden, la paz y la tranquilidad. Si bien soy en parte responsable de eso, ya no soy responsable del comportamiento de las que habitamos el piso. Uno piensa que como adultos, las cosas se pueden sobrellevar mejor que cuando eres un adolescente imberbe, pero no siempre sucede así, sino todo lo contrario. El nivel de hormonas se elevó a niveles estratosféricos. Mi cabeza voló, pero pude recuperarla unas calles abajo. Me la coloqué bien y ahí voy tratando de no volver a pisar ningún explosivo del campo que alguien minó para calmar su dolor, porque sus ilusiones se vieron avasalladas. Ese dolor, todavía no se va, queda bastante, pero es trabajo de cada una hacerlo. El problema es que las 4 habitantes quedamos salpicadas, dos sin deberla, ni temerla, y si pronto no cambian las cosas, si habrá que llamar a reunión de piso para plantear posibles soluciones. No sólo trataremos los problemas personales de Mariana, será más bien un llamado a la buena convivencia. Es sólo que he entendido por qué el llamado del otro día.

Somos demasiadas mujeres en ese piso. Dios nos salve.

Quizá algún día me atreva a revelar el hecho.

PIC: Yo haciendo caras hace tiempo ya. En este piso desde donde suelo escribir, mi casa todavía.



martes, noviembre 18, 2008

Si sí, si no


Si es amor, la cosa es intensa todo el tiempo. Basta con encontrar la mirada del otro, alcanzar a ver las pecas que salpican de verde esos ojos marrones y creer que será así para siempre. Ese tú y yo, ese juntos, ese por siempre lo crees invariablemente. Poco importa lo que las malas experiencias te digan, estás tan necesitado de volver a sentir esa magia, tan feliz por haber encontrado al significant other, que poco pueden importar los baches del pasado.

Pero, hay que decir que también lo que no es amor puede ser intenso todo el tiempo. Sólo es necesario tener un celular cerca y textear. Algún momento más tarde ese fuego que confundes con amor te hará arder la piel y cada nalgada te volverá loco, loco, loco. Es la piel, es el olor y la locura que revolotea detrás de la mirada lo que te impide parar, sólo quieres más y todo lo que te digan, todas las advertencias serán nulas. Podrías dejar de comer un mes entero con tal de caber en el cuerpo del otro.

¿A cuántos vampiros nos habremos encontrado ya a estas alturas del partido? Yo, por lo menos a uno. Y me mató. Llegó lejos con sus mordeduras. Lo peor es que sigue penando. Supongo que su destino fatal es seguir mordiendo cuellos y no encontrar saciedad alguna nunca. Yo no soy vampira, pero creo que tengo el poder de lastimar mucho, muchísimo. Sin querer, siempre es sin querer, lo cual me parece que es peor; no tengo la intención de herir a nadie, pero es esa falta de intención lo que termina hiriendo demasiado. No me encanta, más que nada me asusta. ¿Cuándo dejaré de hacerlo? Porque es eso o estacionarme en el otro extremo, querer controlarlo todo, exprimir como tomates con las manos a las personas. Pero no quiero hablar de eso, porque eso no es amor.

Cuando se trate de amor, quiero estar ahí.

FOTOGRAFÍA: "La muchacha ésta", que está tan premenstrual como cada mes, sensible y chillona, de mal humor, odiando a las personas egoístas a su alrededor que se pasan de verga y proponen reuniones de piso para ¿arreglar sus problemas personales? Jamas hubiera imaginado que mis castos oídos tendrían que escuchar semejante babosada, ahí si, vamos a organizar una reunión de piso para hablar de los problemas de Mariana. ¡Son chingaderas! ¡Bah! La gente hoy día, tanto pinche vegetal orgánico les daña la maceta y el juicio.

sábado, noviembre 15, 2008

Living la vida loca


Anoche olvidé las llaves de mi casa, dormí en un parque durante casi 2 horas para bajar avión y no me atreví a decirlo en una sola oración hoy día. Llegué andando a casa y tuve que tocar el timbre para entrar y dormir en mi cama. Me cagué de frío mientras dormí en el parque, pero por eso caminar durante media hora no me molestó: pude entrar en calor. Llegué a las 5 de la mañana. A esa hora la churrería todavía estaba abierta, pero no me atreví a preguntar si todavía vendían algo. Estaba impresentable, así que me pasé de largo. Tengo como 10 kilos de más. No me atormenta, pero creo que a algunas personas si. ¿Será posible?

JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM FRV JUM

Teclear tantas veces esto en la secundaria no sirvió de nada. Sólo un millón de redacciones después, por ahí de mi entrada en las filas del periodismo, pude teclear velozmente y sin mirar al teclado.

¿Hola?

FOTOGRAMA: "Estampida" de caballos desbocados locos por guarecerse de la lluvia y el frío del invierno. ¿Tienes frío? Yo no.

viernes, noviembre 14, 2008

Viaje








El viaje fue intenso, tanto o más que el olor de mi sudor cuando estoy en situación de estrés. Hace casi dos años que no viajaba, así que lo disfruté muchísimo, como cuando voy sintiendo el viento fresco golpear mi cara al andar en bicicleta. Más que intenso, quizá fue estimulante y lleno de novedades agradables. Reencontré a Martha en Londres luego de más de 10 años de no verla. Estuvimos juntas en la prepa, pero no nos volvimos a ver. Por aquel tiempo nos solíamos juntar con nuestro grupo de amigos los sábados por la tarde y noche en Bugambilias, un fraccionamiento a las afueras de la ciudad. Había una zona nueva dentro de él, Las Villas, escenario de grandes bacanales y alucinantes viajes cortesía de la madre naturaleza vía San Isidro. Ahí departí con Martha y mucha gente más. He olvidado muchos detalles de aquellos tiempos, me dí cuenta platicando con ella. Yo y mi fantástica memoria. Martha me paseó por todo Londres, los puntos importantes. Me faltó comer fish & chips, pero probé un montón de comida deliciosa: desde una hamburguesa de tofú, pasando por comida japonesa (cero sushi) y rematando con china. Todo ríquisimo. Por un instante me enamoré de la ciudad y pensé que sería el sitio ideal para mí, pensamiento que se esfumó tan pronto llegué a Frankfurt.

En principio, como ya lo comenté, iba a viajar acompañada, pero un visado inexistente en el pasaporte de mi amiga, impidió que ella viajara y ¡tómala barbón!, que ahí voy a treparme solita al avión sin ninguna preparación mental, pero superé el susto rápidamente y nomás subirme a la aeronave me quedé bien dormida. Nada más eran las 5:50 am, me había despertado a las 3 y me acosté como a las 11 armando la mochilita. Debo decir que para ser una aerolínea barata, Ryanair ofrece un buen servicio sin turbulencias y con aterrizajes y despegues casi imperceptibles. Sólo me enteraba de que habíamos llegado por la voz del capitán, porque, insisto, nomás acomodarme en el asiento me moría. Al cabo que ni daban refrigerio.

La verdad es que tuve un poco de pánico antes de viajar a Frankfurt y barajée la posibilidad de volver a Barcelona antes de lo previsto, pero pos ya estaba de dios emprender la segunda parte del viaje y conocer las bellas ciudades de Frankfurt y Würzburg. No me quedó de otra que aflojar y cooperar. Eso sí, pinche Ryanair: los aeropuertos que utiliza están lejos de las ciudades. De hecho, uno de los alemanes a los que conocí dijo que en realidad Frankfurt Hanh se debería llamar Frankfurt París, porque está en casa de su chingada madre, nada más a 1 hora y media de la ciudad en sí, igual que Girona de Barcelona o Stansted de Londres. Total, que terminé pagando otros casi 60 euros por los buses, lo mismo que me costaron todos los vuelos que hice. Aún así, creo que es barato, así que mejor ni digo nada. ¡Putos!

Tengo poco tiempo siendo un dechado de positividad, así que antes era de las que se resignaba a ser de las que siempre sacaba semáforo rojo en el aeropuerto de Guadalajara cuando regresaba del gabacho, pero ahora no, ahora estoy convencida de que la mente está cabrona y pos aunque medio se me subieron los huevos a las anginas un par de veces sólo de pensar que me podían mandar al topi en Girona al revisar mi pasaporte y preguntar qué chingados hago viviendo en España, porque mi permiso de estudiante está en pleno trámite y viajé sin la Autorización de Regreso (un puto papel por el cuál tuve que pagar 6 euros y no pude llevar conmigo porque los pinches burócratas catalanes son lentos como la ostia y mulos como ellos sólos, en serio, les pagan para que se la pasen tomando desayunitos y apretando dos teclas en toda su puta jornada laboral), pensé en decir la neta, que mi permiso estaba en trámite, que tengo 3 años legal en este país como estudiante y pos que no, que no traía la puñetera cartita ésa de mierda, que le hicieran como quisieran, total, no pasaba de llegar a México para navidades, ja, ja, ja, pero pos les digo, los pinches españoles confiadotes de la revisión que se efectúo en Frankfurt, no se inmutaron ante mi llegada, total, ya les habían hecho la chamba. Por eso pensé, la pinche suerte NO EXISTE, es cuestión de pensar positivo. ¡Ay! ¡Cómo me encanta ser tan pinche positiva! Estoy cabrona, verdad de dios.
En fin, llegué a Franfurt a las 3 de la mañana y sólo con la dirección de un hostal que no pude reservar por internet, pero que decía estar a dos pasos de la central de trenes y pos sí, estaba ahí al ladito, esperando a por mí. Además, el hostal estaba bien pro: hasta tenía tarjetitas acá para abrir la puerta de la habitación de cuatro camas sólo para mujeres que tuve a bien elegir; el staff, maravilloso, genial, amabilísimos y todo lo que quieran y manden; el desayuno estaba incluido y la neta, estaba bien bueno, básico, pero bien bueno, lo justo para iniciar el día con alegría, aunque de los tres días que tuve chance de probarlo, nomás lo hice una vez, ja, ja, es que era entre 8 y 10 de la madrugada, ustedes comprenderán. El sábado por la noche en la recepción-bar-cocina que está en el área común se armó la fiesta y pos ahí voy solita a tomar mi cervecita y pretzels, casi, casi volteando hacia la pared y pos que llega un bato y me saca plática y pos resulta que era abogado y que estaba ahí con sus dos amigos abogados, porque su oficina queda justo en el edificio de en frente y pos como sabían que ahí podían, pos se fueron a tomar sus cervecitas y que me pongo a platicar con los tres y resulta que son la onda y pos me voy de fiesta con ellos. Primero fuimos a un lugar bien fresa donde trabajaba otro amigo abogado suyo y luego fuimos a un lugar con salsa y hip-hop. Al parecer a los alemanes les gusta mucho la onda latina. La verdad nos la pasamos en el área hip-hop en la que además permitían fumar y pos a puro vodka red bull que me invitaron mis nuevos amigos. La pasé realmente bien.

Y luego Würzburg, en donde me encontré con Elvia, otra amiga que reencontré luego de muchos años. Con ella estuve en la secundaria, así que ya se imaginarán, ¡ya llovió! Tanto a ella como a Martha la encontré gracias al facebook. Amo facebook.

Würzburg es una ciudad pequeña a la que llegué en tren. Es pequeña, pero hermosa. La gente, al igual que en Frankfurt, amabilísima. La Elvia también, excelente anfitriona, me llevó a dar la vuelta oficial por la ciudad, fuimos a un súper castillo, el Marienberg, a una iglesia enclavada en una colina y a pesar de que tuvimos que subir putimil escalones, las vistas eran preciosas. Ambas ciudades alemanas estaban atravesadas por el río Main, razón por la cual hacía un frío de las once mil vergas, pero iba bien preparada, así que no pasé frío.
Del viaje he regresado con el firme propósito de retomar mis lecciones de aleman, así que ni pedo, el catalán tendrá que esperar de nuez.

Ya al llegar, la verdad es que entré en shock, conforme fui penetrando en la ciudad y me fui topando con catalanes, escuchando su idioma, me dio mal viaje: otra de las certezas con la que regreso es que no me encanta la vibra catalana, ni su idioma. Cuando estuve en Londres me di cuenta de lo pose que son, porque si, bien hippies ellos, pero bien ataviados de hippies, es decir, me percaté de que les importa demasiado la apariencia. Son, como alguien me dijera, una especie de nuevos ricos, luego de pasarla mal y no tener mucho, pasaron a tener mucho y a pasarla mejor, pero menuda actitud les dejó la experiencia. En Alemania me sentí muy bien acogida y quizá no conozca las grandes capitales como Berlín o Munich, pero creo que la actitud se vibra y se siente. ¡Ay! Yo y las vibras.

Estoy muy contenta y satisfecha con el viaje y si bien no me encanta estar de regreso, pos aquí vivo de momento y me tengo que concentrar en la tesina para poder irme triunfante de aquí a otras tierras, a otros mundos y con nuevas expectativas.

FOTOS: "Muévelo, muévelo", que uno nunca está en el mismo lugar, nunca, ni estando parado esperando el bus.





miércoles, noviembre 12, 2008

Tentempié


¡Amo a los españoles! Pero no me malinterpreten: sólo me encanta su chabacanería y dejadez total. Hoy penetré en territorio penínsular sin que me revisaran el pasaporte y, aunque no me moría de nervios, sabía que podría tener problemas porque tengo mi permiso de estudiante en pleno trámite, el cual va viento en popa, pero háganle entender eso a un oficial de aduana. Les juro que cuando vi que no habría control de pasaporte salté de felicidad y pensé que no, no era verdad, era sólo falsa alarma, un hermoso sueño o un espejismo y que el control vendría más adelante, pero no, nunca hubo tal. Tan chambones ellos. Pronto, la reseña detallada de mis aventuras germanas e inglesas. Ahora, les dejos unas bellas fotos. ¡Amo mi cámara! Y eso sí es verdad absoluta. Ella y yo somos una misma, jajajajajajaja.





sábado, noviembre 08, 2008

Ich liebe Frankfurt






La segunda ciudad europea que conozco es Frankfurt y ahí estoy, tome y tome fotos, toda embobada, como buena primeriza. A pesar de que por problemas técnicos estoy viajando sola, lo estoy pasando bien. Tranquilita, pero bien. Por ello deben entender que aún no bebo ninguna cerveza alemana. Cuando termine de postear lo haré.
Resulta que Frankfurt es una ciudad preciosa, tranquila, con bicicletas por doquier. Ya me comí el típico bocadillo con salchicha, entiéndase pan con una embarradita de mostaza y el embutido ahí nomás. !Ah! Y una deliciosa ensalada de patatas que me supo a gloria y no eran más que las papas hervidas, eso si, aderezadas en el punto perfecto con algo parecido a la mayonesa, pero ácido. En fin, muy rico todo.
En el hostal que me hospedo, al cual llegué apenas anoche a ver si había cama porque no pude reservar por internet, el staff es bien buena onda y la neta es que he flipado, porque hasta tarjeta te dan como llave para abrir la puerta de la teva habitació. Alucinante, jajajaja, hasta me siento como en un hotel de lujo. Este medio día el chico que atendía la barra-recepción me invitó el latte macchiato que pedí. !Eso es atención de lujo!
La verdad es que estaba bien nerviosa antes del viaje, hasta se me cortó la digestión y andaba con ascos y cosas, ni dormir podía, pero una vez en Londres, ya viendo que nomás hay que confiar en uno mismo, en la intuición, todo ha sido una constante sorpresa y alegría a los sentidos. Como me caga ser la típica turista que se come el mundo de un solo bocado, ahí voy tranquilamente sólo y únicamente sólo haciendo lo que se me antoja y la verdad, estoy disfrutando bastante.
Además, es la onda, nomás me subo al avión y me jeteo, o sea, nada de nervios, ni de turbulencias, es más, ni siento los pinches aterrizajes más que por la voz del capitán que nos alerta que hemos llegado.
Si no viajé antes, es porque no pude y aunque tampoco es que re pueda, pos ya estaba de dios que me diera una vueltita más allá de mis confines cotidianos.
SNAPPY: Tres de Frankfurt am Main. Pronto, más foticos de los alrededores y de la primera parte con Martha, mi fantástica anfitriona, y la enigmática Londres. Cómo me estoy acordando de mis clases de aleman. Se me hace que las voy a retomar, porque me gusta demasiado y me acuerdo de un pepino, o sea, casi nada.