viernes, julio 27, 2007

You don't know how to bleach


El chico va a casa de su madre los sábados por la noche. Ella lava toda la ropa que le lleva. Comen juntos, charlan. Ella le cuenta del último libro leído. Él menciona los apagones en Barcelona. Barcelona. La madre lo mira, sonríe, pero sus labios no se levantan de felicidad. El chico pasa bocado y cuenta que en San José había buen clima. El clima, el mejor aliado para no profundizar. La ropa la recoge el domingo por la noche. Un día despues, sus camisas planchadas, su olor a suavizante intacto por la intempérie, seducen a alguien. Al chico le molesta que la chica se burle un poco porque su madre le lava la ropa. Se excusa, aunque las explicaciones le parezcan de mal gusto. La chica sólo quiere molestarlo, como cuando en el recreo alguien le jaló la trenza en busca de su atención. De eso, hace muchos recreos, hace muchos besos, hace muchos odios, hace muchos coitos, hace muchos rompimientos, hace muchas borracheras, hace muchos dolores en el corazón, hace muchos veranos, hace mucho, mucho tiempo.
La madre seguirá lavando la ropa del chico. La chica, lo seguirá molestando. El chico no se enoja con ella, al contrario se siente orgulloso. Gracias a él, ella aprendió a distinguir lo pasajero de lo permanente. Ella lo extraña, pero ya no lo necesita. Lo quiere de una manera infinita, cree a veces, pero ya no lo necesita. Le encantaría que fueran al cine juntos, beber una cerveza con tequila y repasar su cuerpo como lo repasa de cuando en cuando en la imaginación. Lo recorre como recorrería con el dedo a una pequeña escultura de madera, sintiendo su suave textura al tacto. Extraña a la madre, al chico y al olor de suavizante. Pero ahora, no le hacen falta en su vida.

FOTOGRAFÍA: "Do not beach", lo que sea que esto tenga que ver con lo que tenga qué ver.

miércoles, julio 25, 2007

Gambas al pastis y una mujer desnuda

Olivier vertió el pastis en la sartén llena de gambas, para luego prenderles fuego. Miré el acto absorta. El hombre parecía un experto. Meneaba el recipiente tomado por el mango para permitir que todas las gambas quedaran impregnadas por la esencia del licor evaporado. Gambas al pastis con ajo y perejil. El movimiento oscilatorio de sus brazos me estaba mareando, brazos marcados por la fuerza que debió adquirir en el trabajo de la construcción, tostados por el sol. En uno portaba un tatuaje feo, de esos que se hacen los marineros y lucen borrosos y algo verdes. El de él pudo haber sido el nombre de la mujer amada, pero como ese amor, lucía deslavado. Olivier sólo hablaba francés, al igual que la chispa del pequeño fuego reflejado en sus ojos marrones que se ondeaba en lengua gala y decía algo así como ça va bien, il fait chaud, merde, mais ça va bien, comme ça, oui, oui. "Tienes que probarlas. Chupa la cabeza, ahí está todo el pastis”, me aconsejó Sonia. Así que tomé una y succioné como bien me lo dijo. Y el hombre dejó de mirar la sartén para ver cómo lo hacía y en su cabeza acontecieron cosas que ofenderían a las buenas costumbres, pero encantarían a cualquier mujer que encuentra bella una verga larga, no tan gruesa y bien circuncidada. No pude más que alabar el sabor de la gamba cocinada por Olivier. Permanecí en la cocina un momento más antes de salir corriendo para contestar mi móvil. Cuando salí de ahí mi contento por haber probado un manjar de sencillez sin igual era algo parecido al contento de aquel hombre por haberme desnudado en la cocina. Ése era su pasatiempo.

*Nota del autor: Si bien los nombres no fueron cambiados, algunos, si no la mayoría de los actos narrados en este post fueron alterados para lograr algo de emoción ante el aburrimiento y normal progresión con la que sucedieron en realidad las cosas.

lunes, julio 23, 2007

Tres estados, tres

[Inquieta]
La noticia de la nueva vida y la nueva vida en sí me inquietan. ¿Cómo querer abrazar nueva vida cuando ya se ha recorrido la carretera vacía, oscura, donde el viento barre las hojas secas y el llanto de un lobo nos hace temblar?

[Contrariada]
Hacer el amor no se hace hasta que se ama y entonces se pierde un poco de vida. Cuando amamos nos gastamos. Amar es una pérdida extraña que se recupera con el tiempo. Se ganan arrugas en la piel del corazón que pronto olvida el sufrimiento y quiere de nuevo echarse a latir envuelto en novedad.

[Extraña]
Los labios guardan en sus curvas un gesto que hasta ahora había sido desconocido para mí y en los ojos tiembla el brillo de la felicidad y se nota y te dicen quétehapasadoavercuentanos. "Estaba esperando la casualidad de mi vida", dice Ana. "Las casualidades no existen, todo debía suceder así", digo yo.

FOTOGRAFÍA: "Sink", gracias a la pulpa de la toronja que me hago en un jugo sin igual para desayunar y me gusta tanto. Tampoco me pregunten por qué. No lo sé, simplemente no lo sé todo. Sólo sé que algo sucedió y dio una vuelta de tuerca y ahora, otra vez, mi percepción de las cosas no es igual. Hace años que no sucedía, pude haberlo olvidado.

sábado, julio 21, 2007

Mariana y Mariana



*Post dedicado a Woody Allen que se encuentra por estos lares rodando una movie y que es responsable de Melinda and Melinda, película que inspiró este post.

Todos los días me pasan cosas de cuentos de hadas, pero a veces no lo puedo ver. La historia de los últimos tiempos podría resumirse así: harta de Guadalajara y luego de haberse quedado sin trabajo, Mariana decidió que era hora de realizar el postergadísimo viaje a Barcelona para realizar estudios de posgrado. Hizo maletas, se dejó al novio tristísimo (ajá), se dejó toda su vida apostando por la academia, y aterrizó en una tierra hostil. Tuvo que trabajar de camarera, uno de los trabajos más inmundos del planeta, y lidiar con gente hambrienta, muchas veces grosera. Pasó un año de mierda trabajando lo que podía por no tener papeles para regresar de visita a su terruño amado y volver a Barcelona con algo más que una patada en el culo propinada por su novio, que harto de la distancia, decidió mandarla a la mierda. Su vida no podía ser más negra. Consiguió un trabajo como dependienta de una tienda de cinturones en donde tenía que pasar de pie 6 horas, lo cual le jodió sus débiles rodillas. La timan cargándole una iPod a su cuenta, la cual nunca gozó. Se amargó sobremanera y sin sentido mucho más de la cuenta. Rabiaba hasta el cansancio por cosas sin importancia y de sólo imaginarlo, le daban asco las relaciones sentimentales.
Sin embargo la historia también puede ser esta: sin trabajo que la atara a Guadalajara, Mariana decidió que era hora de realizar su sueño y estudiar por fin un posgrado en Barcelona. Hizo maletas, pactó con su novio un año y medio para terminar sus estudios y volver para estar juntos together, se despidió de sus amigos y familia y aterrizó en una tierra de oportunidades. Trabajó de camarera para mantenerse y aprendió un sin fin de cosas que jamás nunca imaginó encontrar. Pasó un año difícil, pero lleno de aprendizajes y volvió a cerrar ciclos a su terruño amado, para regresar y recomenzar en una Barcelona distinta, abierta de flor en flor para ella. Su vida no podía estar mejor. Consiguió un trabajo cuyo horario le permitió hacer cosas para ocupar su mente y curar sus heridas. Y entonces, el día que postea en su blog que está convencida de aprender catalán, va al Almo2 Bar (que todo el mundo llama Almodóvar), y de repente una charla se transforma en un beso y un beso en caricia y la caricia en estremecimiento. Todo sin esperarlo, que es lo mejor. Así que un día despierta y es feliz, simplemente feliz. Tiene toda una vida por delante. Vive en Barcelona, lo pasa de puta madre, es verano y es feliz.
Todos los días se presentan ante mí cosas maravillosas, como de cuento de hadas. Es sólo que hoy lo vi.

FOTOGRAFÍA: "Happy to be me". Realmente hoy lo sentí. Es mi día y es un buen día, jeje.

viernes, julio 20, 2007

En Montjuic...

El foso atestado...

La cómodas sillitas que alquilan por 2 euritos nada más...

La típica rayita...

Vean nomás, qué a gusto...

El Pere a contraluz.

*

Trámites. Click, click, clack, clack. Triquiñuelas. Chiquichick, chack, chack. Tarjeta cancelada. Sonrisa de cajero en catalán y carta a eBay. Laia no contesta su móvil. Qué raro. Qué hueva. Rabia también.

*

Es viernes y descanso. Dormí de 11 pm a 12 pm. 13 horas de urgente reposición. Amo dormir. Pero si he de ser sincera, me inquietan los sueños de los últimos días. Es fácil saber por ellos lo que me tiene intranquila: la lejanía con los seres queridos, con quienes me encantaría tener más contacto, pero a veces los mails me quedan cortos o el constante contacto me desequilibra y mengua mi felicidad, así que lo evito un poco; el reciente cierre de actividades sentimentales, porque en repetidas ocasiones se aparece un ex o el otro, pero he concluido que ya todos los ex son el mismo y representan algo muy parecido aunque se trate de experiencias distintas. Si bien me encanta retozar en antiguos parajes de mis historias sentimentales, eso está a un paso de terminar: voy a comenzar mi relumbrante carrera como doctoranda soltera. He decidido de una vez por todas terminar la tesina y permanecer sola como ejercicio de supervivencia un añito o dos más. He dicho. Estando acá he caído en cuenta en cómo la estúpida sociedad tapatía ordena y dicta de manera silenciosa que una mujer no está completa sin varón al lado, así que el proceso que estoy a punto de iniciar de manera consciente quizá pueda ser llamado “la destapatización de Mariana Islas”. Venga ya, que nacimos solos y moriremos solos. No tengo ya porque renegar de mi recién adquirido estátus de soltera irredenta. En el fondo, me encanta. Ahora sólo quiero encontrar un amante digno. Amante, nada más. Pero un amante serio y algo maduro que, por favor, no comience en la segunda o tercera cita a contarte de tooooooodas las viejas de las que ha estado enamorado y con quienes ha querido coger. ¡No, coño! Quiero un amante, no un amigo. Amigos, ejem, ejem, tengo muchos. Jajajaja. Y esa es otra historia. Quien no se haya tirado a sus “mejores amigos”, levante la mano. Jajajajaja. La neta, es que no se ven muchas manos por ahí.
Volviendo a los sueños, en el último sueño, justo en el que estaba cuando desperté, estaba involucrada con un hombre algo mayor, oriundo de Europa del Este, al que comenzaba a besar, pero al contacto con sus labios, una sensación insoportablemente blanda, se le ponían los ojos en blanco, como los de un pescado. ¿Han visto La Danza de los Vampiros de Polanski? Pues yo la acabo de ver el miércoles en la Sala Montjuic. Así que supongo que relacioné al viejo Shagal con el joven Milos, cuya imagen sirvió para representar el estado actual de mi vida sentimental: comatosadead. Jejeje.
Fui con el Pere, que me contaba de un timo similar al que recientemente viví con Laieta. Pinche vieja. Entre escena y escena cuchicheábamos del tema, bebíamos cerveza Alhambra y al final pude prácticar algo de catalán. Aunque no lo admita, quisiera aprender esta noble lengua, aunque me da una infinita risa: tiene palabras sumamente chistosas, para mi gusto, en su pronunciación. Pere también ríe y me considera afortunada porque soy capaz de sorprenderme y reir a cada palabra en catalán. No lo había visto así, hablar y reir, ¡es la monda!
Quien haya estado en Barcelona, pero no haya gozado de la Sala Montjuic, no ha estado en Barcelona. Ni modo, la neta, es la neta. Con Pere he podido ver ya El Abrazo Partido (Daniel Burman, 2004), Walk on Water (Eytan Fox, 2004) y La Danza de los Vampiros (Roman Polanski, 1967). Como el año pasado me lo perdí por completo, en esta ocasión me apunto a lo que puedo. La vida en Barcelona es taaaaaan corta.


FOTOGRAFÍAS: "Erase una vez en Montjiuc". ¡Aaaaah! Qué lindo es esto de ver pelis en medio de lo que fue un castillo, en el foso para ser exactos. Vale la pena esperar el bus gratuito hasta allá y pagar los 4 euritos. Aunque lo mejor sean las entradas mágicas que le dieron al Pere, jiji. Existen las perlas catalanas, existen...no todo es gris.

lunes, julio 16, 2007

Sofocón


Hablé con Thom. Pensé que si quiere amigos, amigos tendrá. Leí la entrevista con Slim. Es un cabrón inteligente, no tengo duda. Luego llamó Simon. Noche de Anti-Kareoki en el Sidecar. Pasé al cajero de la Caixa antes de llegar y noté una diferencia consistente en mi saldo. Habíanme depositado el sueldo de la primer quincena pero me percaté de un ligero cambio en las cantidades. Y creí que era un pequeño error, un errorcillo de nada que mañana iría a averiguar. La oficina queda a la vuelta de casa. Total, luego llama Milos y lo veo en Plaça del Sol y compramos paquí beer y charlamos y el tipo está la hostia de confundido respecto a su futuro profesional y académico y nos salva Ezequiel de charlar eternidades del tema. Milos es azotado que te cagas. Del este, sabe. Y vengo a casa y me meto a la Caixa online y me entero que lo que pasa es que compré una iPod online, o sea, compré una puta iPod a E-Bay o como se escriba. ¿Compré una iPod online? Pienso y dubito y repaso. Si hubiera hecho eso, ¿acaso, no la tendría en mis manos? No sé por qué pienso que Laia (si de por si con los locales estoy que flipo) o alguien que se metió en mis cosas que no fue si no ella, me hackeó mal pedo, porque no sólo checó su mail ahí, sino que urgó en mis cosas y me apuntó para un puto iPod, un aparato que no tengo yo, coño, ni siquiera puedo escribir bien y con las ideas claras, estoy en shock. ¿Qué más puedo pensar? ¿Qué más puedo hilar a estas horas? ME BAJARON UN PUTO IPOD DE MI CUENTA, ¡COÑO! ¡Ay! Me siento bastante pendeja posteando esto. Quizá no fue ella y yo no sé (o me alucino chayotes o qué, pero quién más pude ser), pero la acuso y me cuelgo de esta idea para tan sólo sentir una poca de certeza. Nunca he confiado en los bancos, me cagan, pero hay que ahorrar, ¿no dicen? ¿NO DICEN? Nadie dice que te pueden burlar igual. ¿Qué pedo? ¿Y ahora? No sé qué es mejor: un sofocón de realidad o pasar el rato charlando con mis amigos imaginarios ahora que tengo 30, je.

FOTOGRAFÍA: "Patada y cos", de la serie de scanners que hice la semana apasada, cuando más me aburrí de mí y del trabajo. La patada de la vida; el cos, que es cuerpo en catalán y que habla de la materia. Golpe seguro, carne movida. Se mueve todo, cambia y a todos asombra. Y las patologías se siguen encontrando...

jueves, julio 12, 2007

Si



¿A qué horas duermes? Si te duermes después de mí y me despiertas. Si estaba como atada a tu recuerdo, como una niña que corre hacia el crucero con luz roja para el peatón.

FOTOGRAFÍA: "En París". Yo no he estado, pero Shock Bukara si y el Pesina me pasó la foto. Alguien que presta recuerdos y viajes en foto. ¡Salud!

Reconstrucción

La agenda estaba abierta justo en los datos del ex. Mmmmmh. Qué miedo. Traté de reconstruir lo que hice anoche, antenoche, el día de ayer. No he abierto esa agenda en mucho tiempo, como que ya tengo una nueva, como que ya pasó el año pasado, como que nada de lo que está ahí escrito es cosa que quiera recordar. La agenda abierta justo ahí estaba debajo del periódico del sábado, de las revistas de otro mes.
Entre esto y los berrinches del Milos, estoy frita, pero feliz con mi visita.
Para más datos, no olviden consultar futuros posts.

martes, julio 10, 2007

Visitas


Yo soy de las que intenta respetar, vamos, en la medida de lo posible, la individualidad del otro, su espacio, su búrbuja. Me caga que se me acerquen lo innecesario para preguntarme cosas, que en las filas del súper o de lo que sea choquen conmigo, no lo soporto. Soy así como territorial: mi habitación es mi reino y, en este caso, donde dejo las cosas me gusta encontrarlas.
Hace un par de días llegó al piso de visita una amiga de María y como amiga de María resultó estar loca como una cabra, pero en este caso, es como la versión perversa de María que, lo que sea de cada quien, no se mete con nadie de manera consciente. Laia, sin embargo, se mete y en dos días he visto suficiente como para saber que no respetó mis cosas, por lo tanto, me caga. Lo malo es que me agarró sensible y charlando se me soltó la lengua y le conté santo y seña de mi vida en los últimos tiempos. Snif, si, snif y más snif. No sé cómo lo logran este tipo de personas, pero ahora me trae en chinga con ciertas cosas que se me fueron del ex y así. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que me pidió prestada mi bella computadora, la cual no me gusta prestar. Considero este tipo de objetos similares a un cepillo de dientes. Además, la tengo hecho un desmadre: fotos en el escritorio, fotos bastante personales, textos por aquí y por allá, post its por todos lados. El pedo es que no pude decir que no, porque yo me estaba yendo a trabajar, lo cual me permitíá prestársela sin problemas. El problema es que cuando regresé me percaté de que abrió documentos y fotos, que husmeó en mis libretas, en mi agenda del año pasado (¿¿¿???), en revistas, lo cual da mucho lo mismo, pero ¡en mi agenda del año pasado! Como que tengo ahí varias cosas, no sé, direcciones, mis putos passwords de tarjetas de allá y fechas de cumpleaños que no he pasado en la nueva, porque la nueva es nueva, jeje, empecé el año en julio, saaaaabe. Así que mi odio por los locales en este momento está en su punto máximo. Coño, no sé, me sentí como ultrajada, a ver, se metió EN MIS COSAS.
Creo que se va pronto la visita y doy gracias, aunque ya ni quiero preguntar, ni saber, ni nada, que yo espero a mi propia visita con muchas ganas. ¡Cooooooño!

FOTOGRAFÍA: "La súper mana", en una versión ociosezca, o sea, surgida de mis fructíferas jornadas laborales, ajá, en las que paso mirando al mar, y en su inmensidad, mis múltiples futuros.

domingo, julio 08, 2007

Junkie


Charlaba con Liliana. Yo hacíá incapié de que ya no era como antes. "¿Y cómo eras antes?". Pues feliz, me divertía, tenía a alguien a quien besar, con quien coger. Y ya no y soy triste. Ella se mostró consternada y me instó a recuperar la felicidad de antaño. En el fondo de mi corazón querría volver a ser esa persona que salía, bebía un par de cervezas, departía con sus finas amistades y besaba a alguien, cogía con él. Ya no puedo, porque desgraciadamente me di cuenta de que ya no puedo seguir dependiendo de otros para ser feliz, es decir, me he convertido en un adulto. Jajaja. Sí, jajajaja. Uno nunca se da cuenta de qué es ser adulto y a los veintipocos se piensa que ser adulto es convertirse en un señor de corbata, pero cuando entras a trabajar a un sitio como Mural te das cuenta que un montón de pendejos andan con corbata y son una panda de idiotas. No señores, no. Convertirse en adulto, creo yo, a mis escasos 30, es hacerse cargo de uno mismo y de todas las pendejadas que uno deja a su paso. Eso incluye: estar sola ahora y lejos del terruño amado. Estoy sola ahora porque me empeñé en estar sola, porque estaba hasta la madre y lo que sigue de embrollos sentimentales baratos que viví a los largo de los últimos 6 años. Todos me los patrociné yo misma, nada más, pero culpé a los patanes con quienes me relacioné, eran ellos y no yo los responsables de mi infelicidad, así que imaginen a los pobres tipos tripeando no sólo por sus rebabas existenciales; además tenían que cargar con mi alma en pena. A ciencia cierta no sé por qué pena mi alma, ni de qué, si estoy viviendo poca madre en Barcelona, modestamente, pero a gusto. El verano se abre en flor para disfrutar de sol y días bellos, plagados de turistas con sobacos apestosos y de torrentes inmundos de gente por doquier, lo cual no es el punto. El punto es que ya no puedo ser como antes, feliz y sólo concentrada en mi siguiente embrollo sentimental, no puedo basar mi vida en una relación, porque ahora que no tengo relación voy como perro sin dueño, y, la neta, qué patético. Darme cuenta de esto me está doliendo tanto, que apenas y tengo fuerzas para sujetar mi cabello y vomitar a causa de la última borrachera que me puse sólo para intentar olvidar la ira que llevo dentro. ¿Contra quién la tiro? ¿Cuándo se acaba? ¿Cómo puedo apaciguarla? No sé en qué momento nos descomponemos y comienza este andar en pena, pero para mí fue hace años. No sé si me di cuenta de lo dolorosa que es la vida y me refugié en una eterna relación con el sexo opuesto o si por las rupturas constantes comencé a penar. Sólo sé que ya no puedo ser como antes y tirar el kleenex con mocos al bote, sonreir y seguir buscando de quién asirme. Ahora sólo estoy yo. Quizá por eso me da tanto miedo.
Se me ocurre que la vida es demasiado dura y que por eso es lindo encontrar a alguien, para no volverse loquito y amargado uno mismo con uno mismo.
Mientras me aferro a mis recuerdos, mientras sigo dando tumbos, me arrullo para dormir con la suave voz de Hanne.

The sea is like a neverending tune
And it comforts with its wave so pure
Comes in every corner of my body
And smiles and warmes
And it peels me with the sand
I wish i could convert to waves
And become the sea
Then i could clean you, clean you

Moments are scratching on my knee
I fight with the thoughts of fear
Fear for the loneliness i know
I'm alone as the sea
'Cause the pain you do in me
I wish i could convert to you
And you to the sea
“Clean me, clean me!”

Conversion, Little Things

FOTOGRAFÍA: "Morados en el cenicero". Alguien fuma y su humo se cuela por mi ventana y no me gusta. Poco me gusta, pero temo que tendré que enamorarme de la vida y de mí de una vez por todas, antes de que quede negra de tanto hastío y haiga poco qué hacer, como dirían en mi pueblo.

viernes, julio 06, 2007

El juego de Lilián

Anoche soñé con ella, quizá porque recién leí lo del juego. También soñé que tenía un encuentro cercano del tercer tipo con Juan Villoro. Me ponía cachondísima, uf, yo misma me sorprendí de lo buen amante que es este escritor. Qué bárbaro. Y luego de senda confesión, el juego.

Reglas:
Cada jugador(a) comienza con un listado de 8 cosas sobre sí mismo.
Tienen que escribir en su blog esas ocho cosas, junto con las reglas del juego.
Tienen que seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar, y anotar sus blogs/nombres.
No olvides dejarles un comentario en sus blogs respectivos de que han sido invitadas a participar.

Mis cosas:

  1. Me enloquecen las palomitas de maíz, pero por sobre todo las de Cinépolis. Es imperdonable que vaya a esta cadena de cines y no me compre unas grandes y las atasque de salsa valentina. Mis amigos flipan cuando me ven comer el bote entero y querer aún más. Cuando existió el tamaño Jumbo, yo era supremamente feliz. En Barcelona, ese festín es una fantasía.
  2. He tenido novios con nombres tan raros y horribles como Obdulio o Emigdio. Obdulio se lleva el premio mayor al nombre horrible. Mis amigos lo llamaban de cariño "Floripondio". Las relaciones fueron proporcionalmente equiparables a la estética del nombre.
  3. Me ultra caga cortarme las uñas. ¿No podrían dejar de crecer?
  4. Durante muchos años y como consecuencia de mi trabajo como reportera cultural, me costaba mucho terminar un libro. Generalmente y desde la carrera me tenía que leer un montón y al final lo hacía a vuelo de pájaro, sin profundizar mucho. Ahora, he vuelto a terminarlos de cabo a rabo. Se siente bastante bien.
  5. Siempre quise ser playmate, estar buenota como playmate y dominar a los hombres con mi físico. Nunca lo logré.
  6. Extraño enamorarme de chicos que encuentro interesantes y atractivos sólo de estampa. Antaño, me pasaba un montón, los veía y al tiempito me colaba en sus vidas y los conquistaba. Era coqueta por naturaleza o por supervivencia. Ahora no sé si soy la seguridad andando (que ya no necesito reafirmarme así) o si estoy deprimida y paso de todo o si estoy mayor o qué.
  7. Sólo una vez me he líado con una chica y me gustó bastante. Me prometí repetir.
  8. Cada día pienso que he superado mi última relación hasta que alguien menciona a Boris Vian o en el bar ponen a Black Rebel Motorcycle o leo el anuncio del próximo concierto de Medeski.

Que jueguen:

Pere

Natalia

Tona

Aimeé

Hugo

Alonso

Augusto

Beco

...a ver si quieren. Jeje.

jueves, julio 05, 2007

Deseo de siempre


Hoy, que me he preguntado si me hubieras amado de tener una pierna más corta que la otra, deseo que los días tengas más horas, para poder arrancar mis piensos de la cecera y escribirlos aquí, que así, no puedo.


FOTOGRAFÍA: "Bolita por favor", que se quedó muy quieta ahí, en una viga del MACBA. Quieta, como yo, sin postear, ¡cooooooño!

lunes, julio 02, 2007

Un año de amor


A un año de todo esto, sólo podría emitir una frase: I'm dry enough to be this blog's author.

Pero ante todo, os regalo la foto y agradezco a mis amables lectores, aquellos que caen por aquí aunque en realidad buscaran "tíos guapos en pelotas" o "follamos en el baño de un centro comercial" o "como usar suavizante".
Gracias a todos. No será mucho, pero en menos de un año han cargado está página unas 12 mil veces.
Gracias totales.

FOTOGRAFÍA: "Detrás". Ahí, en el patio trasero que todos llevamos dentro, donde guardo la carroña con la que me alimento para no morir de aburrimiento y tedio existencial. Amo esa carroña seca.