sábado, junio 30, 2007

Insensatez matinal


Es domingo. Arden las venas. Yo cambié mi vida. Podría protagonizar un reportaje. ¿Por qué nadie me entrevista? Es igual. Soy incapaz de soportar el reflector encima. Huyo con frecuencia. Corro por mi vida.
Suenan cascabeles y tiemblo. La insesatez de dar vueltas y vueltas, como vestido de múltiples holanes en cuerpo de niña de 6. La insesatez reina.
Mastico un chicle. Las rodillas duelen. La memoria se escuece bajo el sol de verano. Siento que tener una relación es algo tan bizarro como ganarse la lotería.
No tengo fuerzas. No creo en nada. Los manoteos mentales son mejores. Mejor es nada aún.

FOTOGRFÍA: "Los cascabeles de la insesatez", tomada ya hace algún tiempo. Tiempo de calor, de verano incipiente. Todavía está por venir el peor de los climas con calor. Pero me encanta, me quejo, pero sé que es lo mejor. Yo quiero vivir en Vallarta algún día a mi regreso.

viernes, junio 29, 2007

Dos historias por un peso



El Dueño de la Cama se digno a dejar un poco de espacio para que Perra y Loba descansara mejor, un poquito mejor de lo que lo había estado haciendo las últimas horas, aunque dio igual, amaneció cansada, machacada y molesta por acarrear niños a sus aposentos. Deseó, como en El Lado Obscuro del Corazón, poder tan sólo apretar un botón, quedarse sin más compañía que sus sueños y los pares de dedos que aparecen en ellos y caminan solos y se comparan con otros dedos en largo y anchura.

*

La noche de anoche sintió la asfixia de otro lenguaje raspando su piel. Quería encontrar la vía de acceso más próxima, tierna y certera como noches antes, pero no encontró un carajo. De extranjía recibió un churro con azúcar, además de un viaje a los más torpes fajes de su adolescencia tardía, patrocinado por Europa del Este. De su Majestad, el Reverendo Pendejo de Mierda, un diseñador que trabaja haciendo ridículas campañas para las Chivas, recibió un poco de la mierda que reza a diario. No podía estar mejor la cosa. Entre pendejos te veas. Qué hueva. La falta de aire no la dejó avanzar mucho en sus intentos por regresar a casa sana y salva. Alguien le pasó más tarde la bolsa de cartón para inhalar su propio aliento. Crisis conversiva.


FOTOGRAFÍA: "Pensamientos". Porque a falta de conexión, no queda que darle al photoshop. ¿Qué queda en este mundo? ¿Sólo lo bizarro? ¿Y la parte feliz, la de las sonrisas de viejas fotografías? He caído, he caído again en la nostalgia.

domingo, junio 24, 2007

Prueba superada



"Me falta tu mirada, tu sonrisa dulce y tu cuerpo al despertar, ¿dónde estás, dónde estás, dónde vas?"
Paula, Zoé

Lo que sea que falte será completado. Una caricia. Un beso. Una mirada.
El arrebato de carne en pleno verano es inevitable, aunque sueñe con la madre y los regalos o entre en una habitación despojada de poblador y vea las cartas de una Anne Catherine que no existe de cierto, pero existe en alguna parte del futuro. Es lo de menos, lo que vi es la estancia en un nuevo nombre, las posibilidades.
El dolor es cada vez menor y el inicio de una nueva época se nota en cada sonar de celular. Es tonto, pero suena y me gusta lo que dice.
Ahora todas las noches invocaré el nombre al que quiero llegar, aunque llore mi piel empañada de anhelos que no son más.
Bailo de gusto por el gusto de querer probar.

FOTOGRAFÍA: "Encuentros", de artemisas en la CosmoCaixa, ahora que Caligari estuvo por acá; encuentros de quien sea en pos de la felicidad. Eso es: lo extraño es lo que dicta este verano.

lunes, junio 18, 2007

Sin abrojos


- Hable con ella, cuénteselo.
- Si, ya me gustaría, pero ella no puede oirme.
- ¿Cómo está tan seguro de que no nos oyen?
- Porque su cerebro está apagado Benigno.
- El cerebro de la mujer es un misterio y en este estado más. A las mujeres hay que tenerlas en cuenta, hablar con ellas, tener un detalle de vez en cuando, acariciarlas de pronto. Recordar que existen, que están vivas y que nos importan. Ésa es la única terapia, se lo digo por experiencia.
- Y tú, ¿qué experiencia tienes con las mujeres?
- ...
- Benigno, ¿qué experiencia tienes con las mujeres?
- ¿Qué?
- ¿Que qué experiencia tienes con las mujeres?
- ¿Yo? ¡Toda! He vivido 20 años día y noche con una y llevo 4 años con ésta.

Hable con ella (Almodóvar, 2002)

Si hubiéramos vivido al menos 4 años para saber lo que es vivir con alguien por 4 años. Día y noche a 20 no creo llegar. Lo sé, lo veo desde los 30 y desde acá no se ve tanto tiempo junto de un jalón. Se ve lo que hay día a día y nada más. Se ven cada vez más arrugas, una poca de celulitis extra, se ve cómo el caracter se curte y adoba de soledad y solaz de ser uno solo sin cargas emocionales. Es más fácil, pero no es mejor. Entre dos se sobrelleva mejor la existencia, entre tres quizá nazca una poca de felicidad extra y cuatro podría conllevar a una ligereza extrema, a la plenitud. No es más fácil, pero es mejor. Por ahora lo fácil es mejor, funciona. Pero aunque sea un misterio, me gustaría ser recordada, que sepan que existo, que estoy viva, que me tengan en cuenta. Como no hablen conmigo, abrevo en un té las partes que duelen e imagino que lo bebes conmigo como el valiente que parecías ser. Yo de tu té, me bebía un océano. Pero no, gracias, no quería.

FOTOGRAFÍA: "El té", de Paula Islas. Nueva elucubración de la fotógrafa, una suerte de autodefinición a través de la imagen. Autoimplante en luces y tonos, grabado del sujeto en el individuo que es: mujer de 28 que recién saca al capote y pide al toro que venga, como hace Lydia en Hable con ella. Al pedirlo yo, quedé como Alicia unos cuantos meses. Pero la fe no la pierdo, sólo los abrojos. Se puede volver a la vida.

viernes, junio 15, 2007

Consejos prácticos para el hogar



Cuando la vida le sepa a casi nada, lama sus propios labios.
Sentirá por lo menos un poco de suavidad, de carne.
No busque cualquier lengua, sepa aguardar.
Si la necesidad es tal, chúpese en dedo índice, rodeélo con la lengua, aprisiónelo.
La propia piel vale en este caso como un sustituto. Lávela y perfúmela. A continuación, disfrute.


FOTOGRAFÍA: "Taste me", porque yo, ya me cansé de hacerlo, je.

miércoles, junio 13, 2007

No aquí

Todavía hay pelos sujetos al mantel, rodando por el piso. Todavía está aquí, pero ya se fue. Esta tarde creí verlo flotar como un globo por el cielo. Agité mi mano para despedirme. Le echaremos de menos, sólo era un gato, pero duele su partida. Mientras no exista un nunca jamas de por medio, podemos estar tranquilos o por lo menos conformes con el hecho de que habrá distancia, habrá desconexión, pero ese alguien a quien se quiso mucho está en alguna parte y es, incluso, feliz.
El día que deseé que el Sujeto T fuera feliz, que lo deseé con todo mi corazón, aunque su felicidad implicara mi desdicha, ese día se apareció con un "que milagrote mija" en el mensajero, seguido por un "cómo estás guapa". Yo flipaba. ¿Por qué me decía guapa, que es como me solía llamar? ¿Por qué insistió al final de la conversación en que lo mantuviera desbloqueado? ¿Por qué se empeña en seguir en contacto si se supone que nos estamos olvidando? Por lo menos, yo estaba en el entendido de que nos estabamos olvidando del amor que nos tuvimos, para seguir viviendo y poder quizá amar a alguien más en algún momento dado.
Mis por qués no importan. Tomé literalmente lo que dijo. Como si me lo dijera un amigo lejano al que hace mucho no saludaba. Tampoco, en realidad, importa si el Sujeto T es feliz o no o si ya se revolcó con alguien o si está solo o ayudando a Payó en la producción de su corto o si sufre o si ya es rico de tanto trabajar. Nada importa. Ya no está aquí y ya no importa.



FOTOGRAFÍA: "Gato revuelto", de cuando estaba aquí importunando con sus pelos. Era el quinto tripulante de este piso. Era con el piso. Descanse en paz el gato Nil.

lunes, junio 11, 2007

Gato lanzado


Es difícil entenderlo. Viniendo de una persona sería mucho más fácil, pero ¿qué un gato haya saltado por la ventana de un cuarto piso? Tengo mis dudas. La idea de no soportar más su existencia, con tremenda dueña, quizá haya sido eso. Sea como sea, Nil, el gato que habita el piso de la Calle Sors junto con 4 lindas chicas, se lanzó al vacío la mañana del sábado. Yo dormía, obvio, así que no me enteré de nada hasta más tarde, cuando escuché lloriquear a María, la dueña, lo cual es hasta cierto punto normal. Aunque sufrió mucho, es de suponerse, con la caída, Nil se encuentra estable, pero con las dos patas traseras rotas. La cuenta del su ingreso en el hospital va en unos 600 euros. Es cuestión de esperar y ver cómo evoluciona su recuperación. De momento en el piso reina la paz y un ambiente limpio de pelos y maullidos.



FOTOGRAFÍAS: "La Gemma amb el Nil" y "Nil el gato", tomada el día aquel en que me despedían por estos lares para regresar de vacaciones al terruño amado. Es un gato ciertamente tranquilo que en aquel día hasta se unió al festejo y tomó un asiento para departir con los invitados. Es un buen gato, peludo como todos y ávido de afecto, pero nadie le hace caso, nadie le echa un cable, lo cual es triste. Quizá por eso se echó al vacío.

jueves, junio 07, 2007

Restar no cuesta nada

Hay algo que me da más miedo que no saber qué putas hacer con mi vida: un ex tío que no sabe qué hacer con la suya y que recién se mudó al terruño amado, cerca de mi mundo, cerca de los míos. Da como para una novela que también protagonizaría otra tía convertida al cristianismo (de los que colocan peces en sus coches, no del que proclama la iglesia católica, apostólica y romana), pero como aún tengo que guardar respeto por la familia, tendría que publicar con otros nombres y, ya saben, guardando distancia con la realidad, je.
Uno no puede elegir a la familia, pero hace tiempo decidí que era posible irle restando miembros y a lo largo de mi vida ya llevo menos 2 tíos. Si una puede ir dejando atrás vínculos amorosos, ¿por qué chingados no vínculos familiares? Es tan fácil apuntarse en esta lista, nomás es cosa de querer y lo mejor, no cuesta nada, nomás mostrar el cobre, je.



FOTOGRAFÍA: "Phalicus", que, con todo cariño, representa el premio de consolación para los familiares perdidos. Ora si que nada más y nada menos que la Torre Agbar, proyectada por Jean Nouvel, si mal no recuerdo. Menudo premio de consolación les estoy enviando. Cualquier símil que pase por su cabeza, es mera coincidencia, me cae de a madres. Juar, juar.

lunes, junio 04, 2007

Triste alimentación


Lleva días comiendo basura y hablando de ella en tercera persona. No tiene las agallas para enunciar el yo y desvestir sus sentimientos desde su propia boca. Se la ha prestado a alguien que por el momento tiene su venia para hablar de ella. Entre la multiplicidad de yos, hay uno que piensa que es escritora.
Entre las porquerías que ha comido pueden contarse verdaderos harponazos de azúcar: una bola de helado sabor strawberry cheesecake, una de dulce de leche, mmmmmh; pizza con queso provolona y bacon, aaaaagh; coca cola light, fiuuuuu; papas con salsa valentina, y tortillas de harina, recien compró un paquete.
Se ahoga viendo películas que apenas recuerda. Casi cada noche una para olvidarse de ella. Sobrevive, se mantiene. Ya no tiene prisa para llevar a término nada. Pasaron sobre las promesas ofrecidas, aunque fueran ciertas a medias. Eso no lo sabía ni ella. Así que sin prisas va directo y sin escalas rumbo a nada. Le duele mucho adentro ir así, estar así. Ya ni baila al son que le toque el mejor postor, ya ni eso es capaz de hacer, ya no puede ir besando bocas y tirar en ellas sus lamentos, su ira y la condena de estar viva con un montón de desgano, sintiendo pena de ella, pena y luego miedo por ser su peor enemiga, su peor juez, el más duro.
Come porquerías. Se atraganta de porquerías. No ha tenido ni una borrachera digna para olvidar sus penas. No tiene amigos para llorarlas. De hecho, extraña a su mejor amigo, el que le dijo que siempre podía contarle todo, que siempre la iba a escuchar. Extraña a ese pedazo de imbécil que la besó un día en el Calavera y la enamoró y se olvidó de ser su amigo. Luego ella lo dejó por vivir en otro continente y la historia se acabo. Por su culpa se acabó.
Seguro que come porquería y media para evitar que el sabor amargo del dolor le invada todas las papilas gustativas y no pueda ni quitárselo con enjuague bucal. Está sola. No tiene más sueños, ni expectativas. Se compadece de sí misma. Es mediocre. Sobrevive. Se disfraza de piel. Se convierte entonces en embauco. Está aburrida de la vida. Comerá galletas con cajeta en el desayuno.

FOTOGRAFÍA: "Embauco no. 3", de la serie "Blacky", de una embaucadora, una muy buena, que engaña, empezando por ella. Algo bueno tenía que hacer.

sábado, junio 02, 2007

Verdad de dios

Por esto amo a Fadanelli con todo mi ser.


Otro día

Ponen The Cure. Se transporta a otros tiempos. A cuando tenía 15. A cuando tuvo un affaire con alguien que fue muy irresponsable con su corazón. Recuerda a "Meztlillina Parakay", el nombrecito que le puso Eduardo a Metztli. Era ultra fan de The Cure. El paso de los ingleses por su vida ha tocado a diferentes personas, incluso al Sujeto T. Decía que una canción le recordaba a ella, aunque no recuerda cuál exactamente. La buscó a lo largo de mucho tiempo, los años en que el contacto fue tibio. No encontró la canción, pero encontró a Fabian. Cosas de la vida.
Resiente los 21 grados que marcan los termómetros. Hace 12 horas marcaban 20, pero esta mañana la sensación no es tan fría gracias al sol, por culpa de quien debe llevar gorro para evitar que su rostro se queme. Lamenta tener que convertirse cada día en la ciclista rabiosa debido a tantos y tan estúpidos transeúntes y ciclistas y motoristas, ya no decir conductores, que transitan las vías barcelonesas. No hay mucho qué hacer. Odia el Bicing, lo llama The Bicing Nightmare, las calles de la ciudad invadidas por ciclistas pendejos que nunca en su vida tomaron la bicicleta ni para ir a comprar refrescos con el Paqui de la esquina, pero que ahora, gracias al programa implementado por las autoridades locales, una magnífica obra social claro está, en la urbe circulan cuanti más pendejos con la buena intención de contaminar menos y ejercitarse más. Ironías de la vida, pero mientras no tengan condición, poco habrá qué hacer para que esta ciclista transite en paz. Rabiará y descargará su ira con ellos, serán sus chivos expiatorios.
Ya no tocan a The Cure. Lanza una carcajada de loca y su cara se transforma en el más grotesto gesto. La perdemos, la perdemos como a todo lo que ya se fue por el agujero de los lavaderos.

FOTOGRAFÍA "¿Mande?", frase tan típicamente mexicana que suele ir acompañada de un usté, que cuesta, pero se logra erradicar del vocabulario a punta de cuestionamientos provenientes de extraños a este inofensivo, pero servil conectivo.