jueves, diciembre 14, 2006

Hogar



Resnik se pasa la luz roja, bebe un whisky doble y charla con extraños. Está flaco, demasiado flaco. Si adelgaza un poco más, desaparecerá. Alguna vez yo llegué a pesar 52 kilos. Lucía demasiado bien, según dicen, y mi entonces novio me dijo que si había llegado a pesar eso, podía bajar hasta 50 si yo quería, pero yo no quería estar flaca, yo sólo quería un poco de cariño, no desaparecer de este mundo. Entonces vivía con Lulú que un día apareció un par de tulipanes de color naranja en el depa que luego compartí más a la fuerza que por gusto con Bárbara. ¿Se dirá "vitoreana" o "vitorina"? Es que era de Vitoria. Después viví con mi hermana y ella sigue ahí ahora que han pintado la fachada que antes era gris.
Hogar, dulce hogar. El lugar del fuego que cocina las partes más dulces de la vida. Las partes que hacen que en la vida salga el sol y el frío no se sienta, porque el calor se irradia tanto cuando así se desea.
Ahora Resnik persigue un auto rojo frenéticamente. Yo, voy a dormir.





FOTOGRAFÍAS: "Tulipán I y II". Jugaba con el flash y del tulipán naranja los colores se dispararon. Fue en 2003.

1 comentario:

Lulú dijo...

Mijaaa!!
Que bueno que ya estás en la Guadalajarita linda!!!!
Que putada lo de tu maleta!!... lo único que te faltaba, no?? Espero que ya la tengas en tus manos, sana y salva.
Te extraño un chingo!!... Me siento re solita en esta pinchi Barcelona que está re fría la cabrona!!... hoy desperté y estaba lloviendo. Aparte del frío, lluvia. Joder!!
Disfruta mucho de la Guadalajarita Linda mija!... no se me achicopale para nada. Saludame a todos y diles que los quiero mucho. Róbate a Tomás. Y traeme de vuelta a mi amiga que necesito tanto tanto.
Un abrazo fuerte!!

Lu