miércoles, diciembre 13, 2006

Enseñanzas a mí

¡Aaaaahg! La maleta no llega y me oprime el corazón. Supongo que la vida me está enseñando a ser un poco más desprendida de las cosas materiales, pero, ¿tenía que ser así, a putazos? Por lo pronto iré a casa de mi hermana, de nuevo, a peinarme un poco y luego le robaré algo de su surtido armario, que Liliana me espera. Está bien salir un poquito a tomar el fresco, porque encima de la demora de la maleta está la terrible tos que casi me impide respirar y que me pusó en manos de santa amoxicilina (hubiera preferido cualquier pasta más fuerte), así que nada de brindis hasta la semana que entra. Tengo que estresarme menos, ¿verdad? Ni me lo digan. Quién me manda. Je.






FOTOGRAFÍA: Una del archivo que desempolvé. Hope you like it!

1 comentario:

Lexéemia dijo...

...ojalá te llegue pronto!