jueves, noviembre 09, 2006

Cuckoo for pan amb tomaquet!

No sé a qué huevón se le ocurrió que la frescura del jitomate no sólo iba bien en rebanadas, sino que cuando de bocadillos se trata, embarrarlo en el pan es tan bueno como llevarlo en medio. Por influencia gabacha, en México lo que solemos embarrar en el pan de un emparedado es la mostaza y la mayonesa que, hay que reconocerlo, ha sido una excelente contribución yankee al mundo.
En España, no sé por qué chingados, se degluten bocadillos secos. Si no tienes un trago cerca, puedes morir ahogado. Pero son así, bien pinches secos: pan, un pedazo de fiambre al gusto, ya sea jamón del país, jamón dulce, o sea, jamón york, chorizo, salami, atún o queso sin más que otro pedazo de pan del otro lado y ¡a hincarle el diente!
Qué triste es comer así, cuesta mucho acostumbrarse. Hasta que un día, no sé cómo ni por qué di con el pan con tomate y resulta que por lo menos el pinche pan del bocadillo ya no es tan pinche como antes.
Celebro al huevón ése que dio en el clavo (por lo menos alguien dio con uno).






Receta para tapatíos

Ingredientes:

-Pan en rebanadas. Si es integral es mejor, aunque si estás intentando prepararte uno ahora que regresas de haberte tomado media docena de cervezas, pues lo que sea es válido. Agarra ese birote del desayuno y pártelo a la mitad, como si de un lonche se tratara; mejor aún, toma esa vieja baguette que sobró del fin de semana pasado, como la vas a tostar, no importa que esté dura y rancia. Es más, hasta el pan bimbo jala.

-Jitomate saladet, de ese ovalado, los redondos grandotes que te sirves en rodajas para la hamburguesa o el sandwich son demasiado, es material fuera de control tomando en cuenta tu estado.

-Aceite de oliva.

-Queso, tu favorito, el que haya en el refri; o jamón o cualquier cosa que se te antoje que vaya sobre el pan, el atún o sardinas también aplican, es al gusto. El Philadelphia untable es una buena opción, sobre todo si le esparces pimienta negra molida encima y le pones unos trocitos de aguacate. ¡Para chuparse los dedos!

-Un barrilito de Corona si es que te sobró alguno de la fiesta, jejeje.

Instrucciones:

1. Toma la rebanada de pan y, literalmente, exprime el jitomate como si de un limón se tratara, con la única diferencia de que no hará mucho jugo, sólo el suficiente para aderezar con su esencia el pan. Luego de exprimir, úntalo en la rebanada, el chiste es embarrarlo de jitomate.

2. Pon unas gotas de aceite de oliva. Procura hacer todo sobre un plato, en tus condiciones, seguro harás reguero y medio y tu mamá no lo va a apreciar mañana por la mañana.

3. Agrega el queso o lo que hayas encontrado, más que elegir, en el refrigerador.

4. Si lo que quieres es un bocadillo estilo baguette, pues repite la operación en otra rebanada de pan y colócalo sobre la anterior. ¡Mmmmmmh! ¿A qué está bueno? En realidad es lo único bueno que he podido probar de la comida catalana.

¡Buen provecho! Y no, no le agregues picante, no va con el sabor del típico pan amb tomaquet.


FOTOGRAFÍA: “¡Panecillo ven a mí!”, porque sí, estoy loca por el pan con tomate. ¡Mola!

No hay comentarios.: