lunes, octubre 09, 2006

Selfish self


Cuando de ser egoista se trata, ¿qué tan egoista se puede ser? Poner la peor música que nos regaló la década de los 90 (si alguien tiene algo qué decir a favor de Deesree, podría aceptar que estoy equivocada) a todo volumen, en el peor equipo de sonido, con los peores altavoces del universo; más que pedir, ordenar que alguien más saque la basura porque tú no tienes tiempo; planear el regalo perfecto para tu compañera de piso y decidir al mismo tiempo que alguien más vaya a comprarlo, ya que tus actividades diarias no te dejan tiempo para semejante empresa, además de fijarlo en únicamente 20 euros (you do the maths) entre 3 personas, o repudiar, más que criticar, los fiambres que comen los demás sólo porque tú eres vegetariana ortodoxa son ejemplos que podrían servir de algo, pero la verdad es que todos, pero todos, tenemos algo de egoistas en nuestro ser y actuar diario. Supongo que personalmente olvidé mis malos viejos hábitos, pero ¡dios!, vaya que soy una perra egoista. Es sólo que vivir con una que es el doble de perra egoista que yo, me ha dejado con los ojos cuadrados.
Al parecer, María no se entera que es el ejemplo de egoismo, incluso puede criticar a su madre porque le gusta imponer su santa voluntad, pero no es capaz de ver que en ella está sembrada la semilla o aún más, ha germinado, crecido y dado sendos frutos que sus compañeras de piso y amigas “disfrutamos” al estar cerca de ella y al parecer, he tenido que viajar kilómetros sobre un oceáno para enterarme que ser una perra egoista no es lindo, aunque se sienta bien a veces.
Así que, ¿qué tan válido es ser egoista cuando todos los somos aunque sea un puntillo? ¿Qué tan válido es manipular a tus amigos a tu antojo y cuando se dejan (porque el egoista nace cuando hay manipulables a su alrededor)? ¿Por qué si uno es tan inteligente como para tomarle la medida a los demás, no se es lo suficientemente agudo como para darse cuenta de cuan páteticos somos manipulando gente (de carne y hueso y, supuestamente, con neuronas que hacen click)?
El egoismo inconsciente es el peor egoismo del mundo y lo digo yo, que amo mi espacio, mi soledad a solas y mi paz, pero que tengo que convivir con el resto del universo y lidiar con un montón de idiotas, crétinos y cobardes que piensan que son personas porque pagan con mastercard. Y si lo digo yo, es la ley. Jajajajajajajajajaja.



FOTOGRAFÍA: “Lentes”. Qué hermosos y necesarios. Lo único que los hace imperfectos es que restringen el desplazamiento de mis hermosas y largas y naturales pestañas.