jueves, octubre 26, 2006

Dicen de Rosebud


Supongo que el misterio de Rosebud fue lo que más me atrajo. Sé que es un lugar común comenzar un relato hablando justamente del misterio que emana una persona, pero el principal motivo es que Rosebud no tenía mucho chiste. Era una chica rubia y flacucha, de ojos azules, drogadicta, perezosa, alcohólica e inestable y nada más. Nos conocimos en casa de un amigo y creo que por mi culpa el buey que la acompañaba se encabronó y se fue dejándola sólo para mí. Me lo volví a encontrar años más tarde en casa de mi actual novia y no es que nos hiciéramos muy compas, pero chupamos y hablamos de un montón de pendejadas sin rencor alguno, hasta que por culpa de unas películas prestadas se nombró al demonio y la paz se rompió: al cabrón le cambió el rostro, se le desencajaron totalmente los rasgos y vomitó una serie de improperios hacia Rosebud que me bastaron para comprender que lo había dejado herido de gravedad luego de que ella se revolcara con su mejor amigo sin haber roto relaciones con él. Que Rosebud hermanara amigos a estas alturas no me extraña nada, vamos, es una chica talentosa. De art dealer saltó a la organización de conciertos. Mi novia dice que le va bien el cambio, porque es una perra y generalmente a las más perras las ponen en la entrada de los grandes eventos para que sirvan de barricada contra las fuerzas malignas del glam y eviten colados a la fiesta.
Hace poco me la encontré en esas movidas. Hacía de abanderada del movimiento indie. No la reconocí porque cambió de look y se rizó el pelo. Una más de cambios drásticos similar a su transformación con un par de tragos.
Creo que lo mejor de Rosebud es su hermoso tatuaje en la espalda. Me encantaba penetrarla por detrás porque así podía verlo en movimiento y con gemidos añadidos. A pesar de todo lo que se diga de Rosebud, es muy bella, lo tengo que admitir. Pero su belleza no le hace justicia y eso se hacía patente cuando salíamos de fiesta, bebíamos y ella sacaba toda la rabia y la ira que ha podido acumular con el paso del tiempo porque su padre dejó a su madre, las abandonó a ella y a su hermana y ella no pudo más que sacar la prepa e ir dando tumbos por la vida hasta que aprendió que era bonita y le sacó algo de provecho.

3 comentarios:

Lilián dijo...

Wey, ya me clave con ese puto personaje!, pese a la mierda que tu me echas, yo te respeto y te admiro.
L.

Lilián dijo...

Ah, perdon, estoy en teclado extraño y no hallo las tildes respectivas...ji.

Mariana* dijo...

Gracias Lilián, gracias.
Por cierto, ¿cómo así que cerraste el changarro? No te ondeés tanto, en esta vida, hay que tomarse los comentarios de quien vienen. Lo malo de abrirse un blogcito de estos es que te abres una puerta a lo público y sí, cualquier hijo de vecino osará comentar tus habilidades gramáticas y/o sintácticas, ni pedo. Tener un blog o un myspace tiene su riesgo, nadie dijo que fuera fácil, pero sí muy divertido. Jajajajaja.