sábado, septiembre 16, 2006

Sombra de agua

Remedo de voz.
Se agotan los pasos en este reloj.
A gotas me voy en un recuerdo de piel húmedo y cálido.
Semejanza inútil.
Se agolpa la ira por este intersticio.
A golpes me mato el hambre y el deseo.
Si esta danza infértil es el pago, maldigo a los venados, maldigo al fuego y me hundo en la locura de esta sombra de agua.


















FOTOGRAFÍA: “Charcos en el camino”, evocando a Alan Parker y porque en uno me perdí durante esta tormenta. La lluvia ha tomado a la ciudad. ¡Por fin! Pero los termómetros han experimentado un descenso de mercurio. ¡Bah! El fin del verano.

4 comentarios:

fruitman dijo...

lindo poema... tuyo?

Mariana Islas dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mariana* dijo...

Si, ¿cómo la ves? ¿Renuncio de estudianta y me dedico a escribir poemas por pocos pesos para poder pasear por París (o por dónde sea, da igual, lo que pasa es que así sí rima, je, y con eso de que ando de poeta)?

fruitman dijo...

igual y hasta te encuentras con ulises lima...