viernes, agosto 18, 2006

Una casa

Desde la cocina, pasando por el water y hasta el cielo que de su balcón pude admirar tantas veces, el número 50 de la calle Comte Borrell fue como mi primer y accidentado hogar en Barcelona.
No estuvo tan mal, incluso fue lindo vivir en ahí, tan cerquita del barrio del Raval. Sólo les advierto que las imágenes pueden engañar: hacen lucir la realidad mucho más bella de lo que en realidad es. De eso, estoy segura, que aquí hasta compito con anuncios de bienes raíces.
Les presento a mi primer hogar en esta bella ciudad.












FOTOGRAFÍAS: Pertenecientes a la serie "Casa", muestran un breve recorrido por los espacios del piso cercano al Mercat de Sant Antoni que habité con Vito, un italiano hippy-alter, y Bruno, el asturiano estrella, lo cual da para contar otra historia de sus gracias como roomates.

No hay comentarios.: