martes, agosto 01, 2006

Recuento...

El señor se enojaba cuando le pedíamos más bocadillos por un Rosado.

Se nos fue la tarde hablando de sirenas y otros posibles actos de las personas. Sonreí lo más que pude. Hasta en catalán. ¡Què dius!


Nos largamos a la playa.

Qué linda es la playa, aunque sea inventada.

La playa nos largó después.


Me dieron las 5 y llovió. Viví para ver mi primera lluvia del verano. Aunque no se note en la foto.

No hay comentarios.: