lunes, julio 10, 2006

Desairada



La parada del metro estaba sola. Y en esta esquina del planeta la solitude reina también. Hojas secas. Charla en el arco de un triunfo desconocido. Poco me dice algo. Estanques por el camino de Sant Joan. La voz del genio inglés. Una llamada que se corta casualmente. Músculos tirantes que demandan la fuerza que se quedó hace horas en una barra de restaurante. La sonrisa rota ante un "no soy camarera". Escasas las metáforas. Recuento de ganadores de mundial. Uruguay '54. Inmutación total ante tanta vida. O no. La piedad no se da en maceta. Ni la paciencia se encarga al proveedor. Força baby. Lo que te falta aún y tú sin ponerle aire a las llantas de tu bicicleta. Tanta paz y yo sin pescar ni la resaca.

No hay comentarios.: